1. Inicio
  2. Publicaciones
  3. ¿Porqué el recelo?

18 de marzo, 2019

¿Porqué el recelo?

113

Carroll Ríos de Rodríguez

Es tiempo de poner fin a la mutua desconfianza entre el liberalismo y el cristianismo.

 

En el mundo cristiano, es bastante común desconfiar de las ideas liberales. Dicha desconfianza obedece en parte a las duras palabras expresadas por algunos liberales respecto de la religión organizada. Históricamente, liberales francés, españoles y latinoamericanos le declararon la guerra a la Iglesia Católica, principalmente: expropiaron sus tierras e iglesias, mandaron al exilio a sacerdotes, obispos y monjas, y tomaron control de servicios sociales. Hasta el día de hoy, algunos alegan que el liberalismo y el cristianismo son incompatibles.

 

Históricamente, la Iglesia Católica tomó parte de sucesos políticos al endosar o aliarse con regímenes conservadores. Además, algunos pensadores católicos pusieron resistencia a la modernidad y a ciertas reformas liberales. Estas desavenencias se producen al mismo tiempo que importantes personajes intentaban tender puentes en ambas direcciones.

 

La libertad, tal y como la describe Lord Acton, es piedra angular de la práctica religiosa y de la sociedad abierta. Las personas no debemos enfrentar obstáculos a la realización de lo que nos dicta la conciencia, opinaba Acton, ni de parte de las autoridades gubernamentales, ni de otras personas. Acton consideraba que la libertad era un fin en sí misma, y por ende no podía ser negada a los hombres. Así como Lord Acton, muchos otros intelectuales han señalado los orígenes cristianos de las ideas de la libertad, y, más allá, la idoneidad de practicar la religión en libertad.

 

Ya son muchos los científicos sociales que reconocen las semillas del liberalismo, no en la Ilustración, sino en la Europa medieval. Tal tesis fue afirmada por el doctor en filosofía política, Samuel Gregg, en una conferencia que dictó a su paso por Guatemala a principios de marzo. Este es un tema que Gregg ha estudiado a fondo, siendo director académico del Instituto Acton, basado en Grand Rapids, Michigan.  Es en la Europa medieval, una era netamente cristiana, cuando surgen las instituciones que son claves para instalar la libertad personal. Desde entonces se respeta la responsabilidad  personal, y que inicia un proceso dinámico de comercio e innovación.  Los europeos medievales eran mucho más móviles y libres de lo que se piensa comúnmente, y los poderes políticos eran más competidos, y menos absolutos y centralizados.

 

Las nociones de Estado de Derecho, del constitucionalismo, del debido proceso, de la libertad del mercado, de los derechos individuales reconocidos por ley y garantizados por la constitución, todas tienen su origen en el pensamiento cristiano, afirmó Samuel Gregg. Otro académico que defiende la tesis que el derecho de Occidente está imbuido de principios teológicos y litúrgicos es Harold Berman, autor de Law and Revolution

 

El Dr. Gregg resaltó cómo estas ideas van de la mano con la distincción clara entre el reino temporal y el espiritual, e importantemente, con la separación entre Estado e Iglesia.  En palabras de Lord Acton, la Iglesia se constituyó en “la única autoridad capaz de oponer resistenciaa la jerarquía feudal”. Los reyes dejaron de ser dioses, o descendientes de los dioses, y pasaron a ser personas de carne y hueso, iguales que sus gobernados. Los poderes gubernamentales y religiosos no pretendía expresamente, con sus acciones, ensanchar la libertad de las personas, pero eso cosecharon: la competición de los poderes creó espacios de libertad individual.

 

En resumen, los filósofos de la libertad y los cristianos tienen en común el amor a la libertad. Es preciso seguir difundiendo las raíces cristianas de las ideas liberales para disminuir la desconfianza entre creyentes y liberales.

Centro de Estudios Económicos y Sociales

(+502) 2338-7828/(+502) 2332-2420

cees@cees.org.gt

Universidad Francisco Marroquín Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10 Edificio de la Biblioteca Ludwig Von Mises, Primer Nivel Guatemala, Guatemala 01010Ubicación en Google

Contáctanos