1. Inicio
  2. Blog
  3. La "distritalización" de la política en Guatemala

20 de enero, 2020

La "distritalización" de la política en Guatemala

303

Jonatán Lemus

En países como Guatemala, donde los clivajes sociales no se trasladan a la política y los partidos no permanecen en el tiempo, las alianzas en el Legislativo tienden a ser temporales y formarse a partir de intereses muy concretos. Como resultado, cada de iniciativa de ley genera diferentes configuraciones, las cuales se rompen una vez se logra aprobar o rechazar el proyecto en cuestión.

Lo sucedido en la legislatura 2016-2020 fue una excepción. Por varios meses los diputados en el Congreso se dividieron a partir de su posición con respecto a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala–CICIG–. Una vez la CICIG fue expulsada del país, el sistema político retornó a las dinámicas usuales en las que cada diputado decide su postura política a partir de la coyuntura, o en el mejor de los casos, se apega a la posición de su bloque.

La votación de junta directiva del Congreso para el año 2020 es un reflejo de esta tendencia. La ideología no fue el eje que unió a las bancadas en el Congreso. Al contrario, se observó a cinco diputados de la UNE votando en contra de la planilla propuesta por su bancada, apoyando la opción del Ejecutivo. Asimismo, ambas planillas argumentaron dejar de lado las posibles diferencias ideológicas y enfocarse en la inclusión de varios actores que aumentaban la representatividad de sus candidaturas. Finalmente, 26 diputados de diferentes partidos políticos anunciaron un acuerdo político. Dicha alianza incluye diputados de derecha del partido CREO y PAN, de centro izquierda de Semilla y BIEN y otros de extrema izquierda de WINAQ y URNG. En otras palabras, la legislatura 2020-2024 se caracterizará por la falta de alianzas permanentes, y las que logren formarse, evidenciarán su falta de cohesión a partir de principios ideológicos.

Sin embargo, a pesar de esta realidad, pareciera existir una tensión que, aunque no es suficiente para generar alianzas permanentes, sí se consolida elección tras elección: la lucha entre los intereses distritales y los nacionales. En ese sentido, desde mi perspectiva las elecciones de 2019 dejaron como legado el empoderamiento de los actores locales, fortaleciendo lo que podría llamarse “la distritalización” del Congreso de la República. En efecto, en su discurso de toma de posesión, el presidente del Congreso, Allan Rodríguez, hizo énfasis en la importancia de la representación distrital dentro de dicho organismo.

Esto podría verse como un hecho positivo desde una perspectiva liberal. La distritalización es deseable pues fragmenta el poder y limita la capacidad de los políticos de violar las libertades individuales. Sin embargo, en un contexto en el que la corrupción es uno de los grandes incentivos de la participación política, y los carteles del narcotráfico se han apoderado de parte del territorio nacional, la distritalización de la política tendrá como resultado la continuidad de una dinámica legislativa enfocada en la gestión de recursos para proyectos en los departamentos, y alejada de la discusión de temas nacionales como las reformas al sistema político, al servicio civil, y el sector justicia.

Ciertamente, no coincido con todos los actores con una proyección nacional. Por ejemplo, UNE, WINAQ y URNG persiguen una agenda nacional enfocada en fortalecer al Estado, en detrimento de los individuos. Sin embargo, ante la inminente amenaza de un narco estado, los sectores conservadores y liberales del país deberían apostar por un gobierno nacional fuerte, con presencia de las fuerzas de seguridad en el territorio para garantizar la gobernabilidad, el Estado de Derecho, y así promover la economía. Al contrario, la falta de acción ha resultado que al día de hoy, la “derecha” se vea representada por caudillos departamentales sin convicciones liberales. Esto dará suficientes argumentos para que movimientos como CODECA puedan radicalizar a los votantes en las próximas elecciones.

Si se analiza otros ámbitos de la política guatemalteca como la composición del gabinete del Ejecutivo, y la forma en cómo se distribuirán las cortes, se podrá confirmar la tendencia hacia la distritalización de la política. Esto empoderará a los caudillos, debilitará las instituciones, y no permitirá la construcción de un verdadero orden liberal que conduzca a la prosperidad de todos sus habitantes.

 

Centro de Estudios Económicos y Sociales

(+502) 2338-7828/(+502) 2332-2420

cees@cees.org.gt

Universidad Francisco Marroquín Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10 Edificio de la Biblioteca Ludwig Von Mises, Primer Nivel Guatemala, Guatemala 01010Ubicación en Google

Contáctanos