Blog

El problema es la pobreza, no la desigualdad

Edgar Ortiz Romero

05 de junio, 2017

¿Sabía usted que Etiopía es un país menos desigual que Guatemala, pero más pobre?

Hace unos días se presentaron dos estudios sobre la desigualdad titulados “Tributación para un mundo inclusivo” de OXFAM y CEPAL y “Privilegios que niegan derechos” publicado únicamente por OXFAM.

Un diario que cubrió el evento, y que es una de las entidades organizadoras, resumió las conclusiones en una consigna muy clara: “El problema no es la pobreza, es la desigualdad extrema”.  Acompañado a esta conclusión viene una recomendación, nada nueva, por cierto: aumentar las tasas impositivas a aquellos con ingresos mayores para paliar las desigualdades entre los más ricos y los menos afortunados. Se recomienda imponer impuestos más altos a las rentas, a las herencias, a las propiedades y a las ganancias empresariales.

La consigna: la desigualdad no la pobreza

El tema de las desigualdades es sumamente controversial y ni por asomo podemos abordarlo en toda su dimensión en este artículo. Pero al menos quiero llamar la atención del lector y sugerirle dos cosas: el problema de Guatemala es la pobreza, no la desigualdad en sí, y la solución no pasa, ni remotamente cerca, por un aumento a los impuestos de la forma indicada en el párrafo anterior.

¿Desigualdad o pobreza?

Primero aclaremos conceptos. Es sumamente complejo definir quién es pobre por múltiples razones, pero en general ésta se suele definir como aquel porcentaje de la población cuyo ingreso está debajo de la línea de pobreza. La línea de pobreza es el nivel absoluto de ingreso que se considera necesario para tener un nivel de vida “adecuado” en un país determinado. En Guatemala, según la ENCOVI 2014, la línea de pobreza por persona es de Q.10,218 al año. Es decir que se considera pobres a todas aquellas personas cuyo ingreso monetario esté debajo de ese monto anual.

La desigualdad es algo muy distinto. En general y en términos muy sencillos, se habla de desigualdad para referirse a la brecha o diferencia que existe en los niveles de ingresos entre las personas de renta alta y las de renta baja.

El instrumento más común para “medir” la desigualdad de ingreso es el coeficiente de Gini. El indicador se muestra en un rango que va de 0 a 1, siendo 0 igualdad absoluta y 1 desigualdad absoluta. Por ejemplo, si en un país la persona más rica se lleva al 100% de la riqueza y la más pobre el 0%, dicho indicador daría 1, lo cual denotaría desigualdad absoluta en ese país.

Guatemala: bajó la desigualdad y subió la pobreza

El titular de ese artículo sugiere que lo importante es la pobreza y no la desigualdad en sí. Todos recordamos que cuando se publicó la encuesta de condiciones de vida del 2014 nos llevamos una noticia muy triste: la pobreza pasó de 46% en 2011 a 59% en 2014. No obstante, la desigualdad cayó en ese mismo periodo como lo muestra el siguiente gráfico:

Coeficiente de Gini

 

Si el problema fuera la desigualdad a secas, deberíamos afirmar que Guatemala dio un paso adelante en 2014 al enterarse que la pobreza subió 13 puntos porcentuales pero la desigualdad cayó. Pero nadie se atrevería a pensar así por mero sentido común. 

De hecho, la desigualdad se ha reducido algo en los últimos 15 años. En el año 2000 la quinta parte más rica de la población percibía 32 veces más ingresos que la quinta parte más pobre de la población. Para 2014, la quinta parte más rica percibía 17.5 veces más que la quinta parte más pobre.

Más pobres pero más iguales o menos pobres y más desiguales

Se dice que América Latina es la región más desigual. Y luego se dice que Centroamérica y especialmente Guatemala son las zonas más desiguales del mundo. Puede que esta afirmación sea correcta al mirar los datos que refleja el coeficiente de Gini. Pero los datos sin interpretación son crudos ladrillos que poco nos dicen de la realidad. Veamos cómo están los países centroamericanos en comparación a otros países que hemos seleccionado para ilustrar el punto central de este artículo.

Gini en diferentes países

 De acuerdo al gráfico que vemos, Guatemala es más desigual que Bangladés, Camboya y Etiopía. Sin embargo, estos tres países son más pobres que Guatemala, como se ve en el siguiente gráfico, con malos indicadores de desarrollo humano y mayor mortalidad infantil. ¿Es mejor ser Etiopía que Guatemala? No lo creo y sin embargo Etiopía es menos desigual que Guatemala de acuerdo a las mediciones estándar.

PIB per cápita en países seleccionados

¿Más impuestos la solución?

No cabe duda que llegado a este punto queda preguntarse si la fórmula que proponía el artículo periodístico al que aludimos al principio es la correcta. Como decíamos, la sugerencia era que para paliar la desigualdad hacía falta más impuestos a las empresas, a las herencias, a las propiedades y a la renta.

En otro artículo explicamos que contrario a la percepción generalizada de que en Guatemala las “empresas” no pagan impuestos, el monto de impuestos a las ganancias que las empresas de Guatemala pagan como porcentaje del PIB excedían a las que se pagan e Reino Unido y Alemania. Si, como sostengo en este artículo, el objetivo es bajar tasa de pobreza y para ello debemos crecer económicamente, ¿a dónde iríamos con tasas impositivas aún más altas para las empresas?

De igual manera gravar aún más las rentas o las herencias no parece una idea muy inteligente en un mundo financieramente globalizado como el de hoy. En la medida que la presión fiscal a las grandes fortunas vaya en aumento, pasarán dos cosas.

En primer lugar, los “ricos” tendrán mayores incentivos para movilizar su riqueza en forma de capital a países que ofrecen mejores tasas tributarias. De ese modo, los ahorros estarán en Islas Caimán o en Panamá y servirán para financiar operaciones en otros países. Estaríamos ahuyentando capital en lugar de hacer que se queden.

En segundo lugar, los más afortunados serán los abogados pues en la medida que la presión fiscal vaya sobre las herencias el incentivo a heredar en vida se incrementa y los costos para transferir la propiedad legítimamente ganada a nuestros hijos también se disparan.

Las desigualdades por las rentas generadas por los privilegios sí son un problema

En una cosa estamos de acuerdo: la desigualdad que generan los privilegios del gobierno son un problema enorme. No todas las fortunas son iguales. Algunas se obtienen en el mercado generando innovación y sirviendo a los consumidores. Otras fortunas se consiguen gracias a las “rentas” que se generan a través de privilegios legales o de forma ilegal a través de la corrupción u otras formas ilícitas de extraer rentas.

Por eso Guatemala debe enfocarse en acabar con la verdadera causa de la pobreza: la pobreza institucional que tiene excluidos a los guatemaltecos de acceder al mercado libre y generar riqueza innovando, sirviendo a los demás en un clima de paz donde sus derechos se respeten sin importar que sean pobres o ricos.

Blog SIMILARES

topico

El ejecutivo envió al Congreso un proyecto de presupuesto para 2018. En el CEES nos hemos dado a la tarea de analizar dicha propuesta y hacer nuestras observaciones. Le invitamos a leer nuestros hallazgos.

Ver más

El Ejecutivo presentó en septiembre su proyecto de presupuesto para 2018. El presupuesto aumentaría un 14%. ¿Es realista este presupuesto? Hay 5 cosas del presupuesto 2018 que todos deben saber.

Ver más

El día de hoy se efectuó una manifestación que fue bautizada por algunos como #Paro20S Las tres consignas de la manifestación fueron:

Ver más

¿Sabía usted que Etiopía es un país menos desigual que Guatemala, pero más pobre?  El tema de las desigualdades es sumamente controversial y ni por asomo podemos...

Ver más

Hoy, miércoles 3 de mayo, el Congreso tiene en agenda continuar con la discusión de las reformas constitucionales...

Ver más

El Congreso de la República continúa la discusión de la reforma constitucional al sector justicia. El pasado miércoles, 26 de abril, aprobó las enmiendas al artículo 208 constitucional. Conforme a la redacción aprobada...

Ver más

Se discute en el Congreso la propuesta de reforma constitucional al sector justicia. El CEES presentó una propuesta pues la idea de fortalecer la justicia en Guatemala figura como una de las "Diez Prioridades" para el gobierno que hemos publicado como centro de investigación.

Ver más

El esquema tributario de Guatemala es mucho más dependiente de los impuestos directos a las empresas de lo que son Noruega y la propia Australia. Cuando se repite el corolario de que...

Ver más

Esos costos hacen que muchos empleadores, sobre todo los pequeños, no puedan cumplir con la legislación laboral y la gente se mueva al sector«informal»

Ver más