1. Inicio
  2. Columnas de Prensa
  3. Urge infraestructura

29 de noviembre, 2021

Urge infraestructura

441

Federico Bauer

En los EE.UU. existe una red impresionante de carreteras interestatales como la I-95 en la cual se puede viajar desde Miami hasta Bangor, Maine. Existen en este trayecto otras más rápidas y seguras llamadas Turnpikes que son de pago (toll roads). En los highways gratuitos hay fast lanes pagadas para quienes su tiempo vale más que la cuota que pagan por usarlas.

En este país tan adelantado nunca desarrollaron una red de trenes veloces como tienen en Europa, Japón, Corea del Sur, etc. por lo que la mercadería se mueve en trailers y los pasajeros en autos personales con muy baja ocupación.

El transporte aéreo es muy importante, pero hay zonas que están saturadas, y los tiempos de espera para salir y llegar son frecuentes, haciendo que un vuelo de dos horas se vuelva de tres. A menudo los vuelos llegan a tiempo pero no hay gates disponibles.

El presidente Biden consiguió que el Congreso le aprobara un poco más de un billón de dólares para invertir en infraestructura, que por cierto es necesaria. Se equivoca Biden (como siempre) al decir que este proyecto ayudará a reducir la inflación.

El problema de esta potencia es que tiene una deuda oficial de US$29 billones, más otros US$ 161 billones en entitlements unfunded. Favor consultar US Debt Clock.org.

Ante esta situación a esta gran nación le conviene concesionar la infraestructura, ya que hay mucha liquidez y los oferentes estarán contentos de invertir con tasas de retorno bajas. Para los fondos de pensiones invertir en estos proyectos de infraestructura sería mucho más rentable que invertir en bonos del Tesoro y municipales.

En veinte años los EE.UU. serían líderes en infraestructura de comunicaciones terrestres, aéreas y virtuales.

 Pero vamos a nuestra querida Guatemala y analicemos la infraestructura:

Las telecomunicaciones, gracias a la competencia, si ignoramos los pecados originales podemos decir que son aceptables.

Los puertos nos recuerdan que somos una república bananera.

La red vial es del cuarto mundo por culpa de concesiones plagadas de corrupción. Ayer hubo otro deslizamiento en el libramiento de Chimaltenango para poner un ejemplo que ocurre en carreteras vecinales frecuentemente. Hoy es sábado 27.

El fraude ocasionado por Odebrecht no se ha resuelto y la carretera sigue miserable.

La carretera Escuintla-Puerto Quetzal se asemeja a la superficie de la Luna.

Este año fui a un hotel muy bonito en Monterrico y los 35 km de Puerto Quetzal a mi destino me tomó una hora evadiendo hoyos y túmulos.

En otra ocasión regresé del Pacífico por la antigua carretera que se encuentra en buen estado pero con túmulos cada 50 mts.

No más turismo en nuestra bella patria excepto La Reunión; se sale a la carretera RN-14 renovada con puentes bien hechos y conecta con la autopista de peaje la cual está nítida. Sé de quienes han manejado a 300kph en ella como si fuera un autobahn en Alemania.

Me dio gran satisfacción que aprobaran por fin la reparación y mantenimiento por 25 años de la carretera “nueva” Escuintla-Puerto Quetzal. Es un proyecto URGENTE.

Otro proyecto que pondría a Guatemala en el mapa y generaría múltiples beneficios socioeconómicos es el Corredor InterOceánico de Guatemala. Después de veinte años de trámites yo les sugiero a los desarrolladores que le den participación a Joviel con su sindicato.

Es un proyecto también URGENTE.

 

* Publicado en El Periódico

Centro de Estudios Económicos y Sociales

(+502) 2338-7828/(+502) 2332-2420

cees@cees.org.gt

Universidad Francisco Marroquín Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10 Edificio de la Biblioteca Ludwig Von Mises, Primer Nivel Guatemala, Guatemala 01010Ubicación en Google

Contáctanos