Artículos de prensa

Sobre el dictador

Gabriel Orellana

12 de junio, 2017

Difícil tarea es caracterizar a un tirano: su crueldad, algo común en muchos de ellos; actuar conforme los dictados de su voluntad, su desprecio hacia las normas, la imprevisión de su conducta, etc., son rasgos insuficientes, aunque se acepta que todos confluyen para integrar este concepto.

 Siguiendo a Federico Trillo-Figueroa (El poder político en los dramas de Shakeaspeare, 1999), cabe recordar al jurista italiano a Baldo de Ubaldis (1327-1400), que formuló una distinción basada en el origen y el tipo de tiranía: tirannus absque título (el que tiene viciada su legitimidad de origen) y tyrannus absque exertitio (aquel que se vicia de ilegitimidad el ejercicio del propio poder, con independencia del título de su adquisición). Y para completar este complejo cuadro, cabe otra advertencia, dicha con palabras de Ilán Semo: “la dictadura no es una antítesis de las instituciones, ella misma es otra institución”. (Necropolítica. La Jornada, 19.11.16).

 En otro orden de ideas, no debepasar desapercibido el hecho de que el tirano también es un ser humano y que, como tal, tiene sus luces y sus sombras. Para citar un ejemplo, un escritor de la talla de Emil Ludwig apuntó que: “los dictadores tienen bellas manos; las tenía Stalin, por ejemplo” y añade “haber descubierto este rasgo, no ocasionalmente, sino siempre.” (Marco Antonio Denegri, En el caso de la mujer, la belleza manual no se compadece con la del cuerpo. El Comercio. pe. 13.02.17).

 Jacques Bainville, (Los Dictadores, citado por Marco Antonio Denegri, La venganza. El Comercio.pe. 08.01.17), relata esta interesante anécdota: “El dictador venezolano Antonio Guzmán Blanco (1829-1899), encarnación del autoritarismo drástico, pronunció una frase célebre en su lecho de muerte. “Al pedirle su confesor que perdonara a sus enemigos, respondió: «No puedo; los he matado a todos.».” Y una conclusión interesante de Bainville es que: «La dictadura es como muchas cosas. Puede ser la mejor o la peor de las formas de gobierno.

 Hay excelentes dictaduras. Las hay detestables. Buenas o malas, ocurre, por lo demás, que con frecuencia las imponen las circunstancias. Entonces los interesados no eligen. Soportan.

Artículos de prensa SIMILARES

Algunos amigos, con quienes he conversado sobre el estado de la economía de nuestro país, me han solicitado exponer en un artículo, la opinión que, espontáneamente, he expresado en la conversación.

Ver más

La unificadora consigna de “cero tolerancia a la corrupción” no basta, pues diferimos sobre los caminos para alcanzar la sociedad ideal.

Ver más

En mis artículos anteriores afirmé que suponía que estamos de acuerdo que para construir la república debemos basarnos en los principios republicanos declarados por los revolucionarios de la Ilustración: Libertad, igualdad y fraternidad.

Ver más

El 19 de noviembre los chilenos acudirán a las urnas. Si ningún candidato obtiene más del 50% de los sufragios, los dos más favorecidos (de un total de ocho) volverán a aspirar el 17 de diciembre.

Ver más

La terrorífica experiencia que vivieron los trabajadores y directivos de Telefónica en los últimos días debiera llevarnos a todos a la reflexión sobre las consecuencias que tienen las decisiones que tomamos y cómo, muchas veces...

Ver más

Presentado por Human Rights Watch, Carrera contra el tiempo. Cómo el poder judicial de Guatemala pone en riesgo la lucha contra la impunidad, noviembre 2017, merece un detenido estudio y –por supuesto—amerita una crítica balanceada.

Ver más

Antes que termine el mes debe aprobarse por parte de los diputados del Congreso de la República el proyecto de Presupuesto para el 2018 presentado por el Ministro de Finanzas Públicas.

Ver más

Es poco lo que se puede decir sobre la corta vida de Ludvin Bernal Tiul Chacach, un niño que murió en inhumanas circunstancias con apenas 4 años de edad, a causa de la indulgencia de los gobernantes con los delitos anunciados ¡y perpetrados! por los dirigentes de la organización criminal CODECA. 

Ver más

Hay un cuento de García Márquez, titulado Algo muy grave va a suceder en este pueblo, y empieza así: Imagínese usted un pueblo...

Ver más

Nuestro país se está acercando peligrosamente al despeñadero y la mayor parte de personas parece...

Ver más

Es necesario que sean los ideólogos más preclaros y los hombres o mujeres públicos más competentes, quienes ejerzan ese liderazgo.  Hay que cambiar las cosas

Ver más

Insisto: nuestro derecho padece una gravísima omisión, cual es que si bien el Código Penal –ley ordinaria que es...

Ver más