Artículos de prensa

Refutación de argumentos contra pena de muerte

Luis Enrique Pérez

25 de agosto, 2017

Hay tres persistentes argumentos de quienes se oponen a la pena de muerte. Expondremos esos argumentos, y los refutaremos. Por supuesto, hay otros argumentos de quienes se oponen a la pena de muerte, que también reclaman refutación.

Arguméntase que la pena de muerte no elimina las causas que predisponen a cometer gravísimos delitos, como el asesinato o el secuestro; y por consiguiente, tal pena es insuficiente para evitar que se cometan esos delitos. Empero, la pena de muerte no se impone para eliminar causas que predisponen a cometer delitos gravísimos. Por ejemplo, si suponemos que la pobreza, la ignorancia y la familia inmoral son causas que predisponen a cometer delitos gravísimos, la pena de muerte no se impone para eliminar la pobreza, la ignorancia o la inmoralidad familiar.

Si la pena de muerte es insuficiente porque no elimina las causas que predisponen a cometer delitos gravísimos, entonces cualquier pena, por cualquier delito, sería insuficiente, porque ninguna elimina las causas que predisponen a cometer el delito que la pena castiga. Por ejemplo, la pena de prisión por cometer el delito de robo no elimina las causas que predisponen al robo, y entonces tal pena sería insuficiente. Empero, no hay tal insuficiencia de la pena de muerte, o de cualquier otra, porque la pena solo es un costo que se impone a quien delinque, y por su naturaleza misma no puede ser un recurso para eliminar causas que predisponen a delinquir.

Arguméntase que la pena de muerte no es disuasiva porque no evita que se cometan los delitos que se castigan con ella; y por consiguiente, no tiene que ser impuesta tal pena. Ese argumento absurdamente implica que ningún delito tendría que ser penado, porque ninguna pena puede evitar que se cometa el delito que con ella se castiga. No tendría que ser impuesta, por ejemplo, la pena de prisión por robo, porque esa pena no evita que se cometan robos.

En general, imponer una pena a quien comete un delito equivale a imponer un costo por delinquir. Ese costo puede tener poder disuasivo; pero no es necesario que lo tenga, y se impone aunque nadie sea persuadido. En particular, la pena de muerte impone un costo a quien comete un delito gravísimo; y lo impone aunque nadie sea disuadido de cometer tal delito.

Arguméntase que la pena de muerte se impone a los pobres, y no a los ricos; y por consiguiente, para evitar que se imponga solo a los pobres, debe ser abolida. En este argumento hay una extraordinaria confusión entre pena de muerte y corrupta administración de justicia. Esa confusión es propicia para inferir, incorrectamente, que la pena de muerte debe ser abolida, y no para insistir, sensatamente, en una honesta administración de justicia, que garantice que imponer tal pena sea independiente de la pobreza o de la riqueza de quien comete delitos gravísimos. La misma extraordinaria confusión habría si se argumentara que la pena de prisión por robo debe ser abolida, porque solo se impone a los pobres, y no a los ricos.

Post scriptum. Isaac Erhlich, de la Universidad de Búfalo, autor de la obra “Economía del Crimen”, afirma que las opiniones de quienes se oponen a la pena de muerte son “ideológicas, emotivas, no basadas en datos analizados de manera rigurosa… Recolectan datos y los acomodan a sus creencias. Eso no es científico.”

Artículos de prensa SIMILARES

Algunos amigos, con quienes he conversado sobre el estado de la economía de nuestro país, me han solicitado exponer en un artículo, la opinión que, espontáneamente, he expresado en la conversación.

Ver más

La unificadora consigna de “cero tolerancia a la corrupción” no basta, pues diferimos sobre los caminos para alcanzar la sociedad ideal.

Ver más

En mis artículos anteriores afirmé que suponía que estamos de acuerdo que para construir la república debemos basarnos en los principios republicanos declarados por los revolucionarios de la Ilustración: Libertad, igualdad y fraternidad.

Ver más

El 19 de noviembre los chilenos acudirán a las urnas. Si ningún candidato obtiene más del 50% de los sufragios, los dos más favorecidos (de un total de ocho) volverán a aspirar el 17 de diciembre.

Ver más

La terrorífica experiencia que vivieron los trabajadores y directivos de Telefónica en los últimos días debiera llevarnos a todos a la reflexión sobre las consecuencias que tienen las decisiones que tomamos y cómo, muchas veces...

Ver más

Presentado por Human Rights Watch, Carrera contra el tiempo. Cómo el poder judicial de Guatemala pone en riesgo la lucha contra la impunidad, noviembre 2017, merece un detenido estudio y –por supuesto—amerita una crítica balanceada.

Ver más

Antes que termine el mes debe aprobarse por parte de los diputados del Congreso de la República el proyecto de Presupuesto para el 2018 presentado por el Ministro de Finanzas Públicas.

Ver más

Es poco lo que se puede decir sobre la corta vida de Ludvin Bernal Tiul Chacach, un niño que murió en inhumanas circunstancias con apenas 4 años de edad, a causa de la indulgencia de los gobernantes con los delitos anunciados ¡y perpetrados! por los dirigentes de la organización criminal CODECA. 

Ver más

Hay un cuento de García Márquez, titulado Algo muy grave va a suceder en este pueblo, y empieza así: Imagínese usted un pueblo...

Ver más

Nuestro país se está acercando peligrosamente al despeñadero y la mayor parte de personas parece...

Ver más

Es necesario que sean los ideólogos más preclaros y los hombres o mujeres públicos más competentes, quienes ejerzan ese liderazgo.  Hay que cambiar las cosas

Ver más

Insisto: nuestro derecho padece una gravísima omisión, cual es que si bien el Código Penal –ley ordinaria que es...

Ver más