Artículos de prensa

Nuevas legiones se unen a la reforma constitucional

Luis Enrique Pérez

01 de mayo, 2017

Los autores extranjeros y sus colaboradores nacionales que engendraron el proyecto de reforma de la Constitución Política de la República, sobre el cual los diputados simulan discutir como si fuera un sísmico asunto nacional, es decir, el proyecto propuesto por la Jefe del Ministerio Público, el Jefe de la Comisión Nacional Contra la Impunidad en Guatemala, el Procurador de los Derechos Humanos, y el Presidente de la República, agregaron públicamente a ese simulacro, novedosos patrocinadores.

 

Ellos son la Universidad de San Carlos de Guatemala, la Conferencia Episcopal de Guatemala y la Alianza Evangélica de Guatemala. ¿Sumisos estudiantes de la Universidad de San Carlos, y fervientes católicos, o dóciles evangélicos, prisioneros de una mística unidad, contribuirían, entonces, a ratificar, como si fuera un mandato de la historia, el proyecto de reforma? ¿Y la administración oficial de justicia celebraría una majestuosa feria nacional, y sería jubilosamente proclamado el Día Nacional de la Justicia? ¿Y sería otorgada, al heroico Iván Velásquez, Director de la Comisión Contra la Impunidad en Guatemala, la Orden del Quetzal en el grado de Gran Cola, o la Orden de la Ceiba en el grado de Gran Tronco, o la Orden del Jaguar en el grado de Gran Colmillo? ¿Y los cielos se estremecerán extasiados, acompañados por un cósmico himno coral?

 

Iván Velásquez ha advertido que si el proyecto de reforma constitucional no es ratificado por el pueblo, entonces será derrotado, no el Ministerio Público, sino el pueblo mismo. ¡Hasta ha demandado, con ridículo dramatismo o abusivo mesianismo, un compromiso con la justicia! Es como decir que cada voto del ciudadano que no ratificara la Constitución, sería un terrible puñal, con el cual atentaría contra su propia vida. Así, pues, usted, ciudadano guatemalteco, ratifique el proyecto de reforma constitucional, y ya ratificado, hasta con una cantidad de votos que provocaría fatiga en las urnas, celebre el triunfo, no con tóxico licor, sino con regocijo purificador, e hínquese ante el señor Velásquez.

 

Me apresuro a advertir que el motivo por el cual me opongo al proyecto de reforma constitucional de la administración oficial de justicia en nuestro país, no es que haya sido propuesto por poderes extranjeros, aliados con poderes nacionales; o porque, más precisamente, sea un engendro de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala. Me opongo porque es un pésimo proyecto de reforma. Se pretende que haya más justicia; pero habría más injusticia. Se pretende que haya menos corrupción judicial; pero habría más corrupción. Se pretende que los jueces sean más independientes; pero serían más dependientes. Se pretende que se reduzca la intromisión de los políticos en la administración oficial de justicia; pero habría más oportunidades de intromisión. O se pretende que haya una carrera judicial que garantice la justicia del veredicto judicial; pero se crearían nuevos vicios que renovarían esa ficticia garantía.

 

Si, finalmente, los diputados aprobaran un proyecto de reforma constitucional que preservara la esencia del proyecto originalmente propuesto, sería un triunfo del pueblo de Guatemala no ratificarlo. No importaría que ese triunfo fuera derrota del Ministerio Público, o de la Comisión Internacional Contra la Impunidad de Guatemala, o del Congreso de la República, o del Presidente de la República, o de los miembros dirigentes de grupos religiosos, o de ocultos poderes extranjeros. Por supuesto, debe ser reformada la administración oficial de justicia; pero debe ser reformada para que mejore, y no para que empeore. Y el proyecto de reforma que se ha propuesto parece estar destinado precisamente a empeorarla.

 

Post scriptum. Presuntamente por lo menos 1,500 ciudadanos, que quizá son miembros de cientos de miles de instituciones, intervinieron en el engendro del proyecto de reforma. Esa cifra de ciudadanos es un tosco recurso intimidante, que parece comunicar esta orden: “no discuta el proyecto de reforma, porque está ya excesivamente discutido; y acepte que 1,500 ciudadanos constituyen una cifra suficientemente persuasiva.”

Artículos de prensa SIMILARES

La semana pasada, el MP y la Cicig presentaron una acusación sobre sobornos para acelerar la devolución del crédito fiscal...

Ver más

El 20 de abril de 1653 Oliver Cromwell disolvió el Parlamento, en aquel tiempo conocido como “Rump Parliament” (‘Parlamento Remanente’ o “Parlamento supérstite”)

Ver más

Cada vez que algún guatemalteco quiere crear riqueza se topa con una seguidilla de permisos y licencias que debe completar y someter a diferentes burócratas quienes con su monopólica firma y sello deberán autorizar.

Ver más

En Guatemala, la Constitución no es respetada ni siquiera por los magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC), hoy erigidos en dictadores

Ver más

Hace un año que se anunció la muerte de Fidel. Parece un siglo. Durante más de una década, desde el 26 de julio del 2006 hasta el 25 de noviembre de 2016, vivió con un pie en la tumba...

Ver más

Interrumpiré mis artículos desarrollando la  construcción de la república basados en los principios republicanos de libertad, igualdad y fraternidad, porque cayó en mis manos el artículo “La rebelión del sentido común” de Jaime Barrios y se me antojó comentar sobre éste...

Ver más

Actualmente, por mandato de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, el ciudadano necesariamente tiene que elegir, o no elegir, un grupo completo de candidatos a diputaciones, propuesto por un partido político...

Ver más

Sin presupuesto no hay paraíso para Joviel y sus huestes, que solo les interesa continuar esquilmando a los tributarios. Sin presupuesto no hay paraíso para los politiqueros, diputados y contratistas...

Ver más

Una de las ideas más importantes y dignas de atención, publicadas en un diario chapín en las últimas semanas fue la siguiente...

Ver más

Veo con tristeza que mi país se ha convertido en el reino de los extorsionistas. Pero no sólo me refiero a los más obvios integrantes de este grupo, los pandilleros, que desde las mismas cárceles extorsionan a la gente responsable...

Ver más

Indudablemente la reciente publicación del documento “Carrera contra el tiempo. Cómo el poder judicial de Guatemala pone en riesgo la lucha contra la impunidad” de Human Rights Watch llegó oportunamente para retratar nuestro sistema de justicia...

Ver más

A falta de una semana para aprobar el Proyecto de Presupuesto 2018, los diputados no se ponen de acuerdo y como ha ocurrido en otros años, el último día a última hora se aprobará un sobreestimado Presupuesto.

Ver más