Artículos de prensa

¡No más invasiones!

Carroll Ríos de Rodríguez

21 de abril, 2017

Para sacar adelante a los países empobrecidos, es preciso hacer valer los derechos de propiedad privada.

 

Los socialistas achacan todo mal a estructuras capitalistas de dominio. Al abolir la propiedad privada, prometen, terminará la opresión y la pobreza. Los intervencionistas promueven la redistribución; ofrecen nivelar el ingreso quitándole a unos para darle a otros. Tanto los socialistas como los intervencionistas asumen que cualquier defensa de los derechos de propiedad sirve los intereses de una minoría privilegiada. ¿Acaso son propietarios los pobres?

 

Debieran serlo, afirma Lorenzo Montanari, el director de la Alianza por los Derechos de Propiedad (PRA), una organización estadounidense que, durante diez años, ha publicado anualmente el Índice Internacional de los Derechos de Propiedad (IPRI). En una entrevista, Montanari afirma que “los países con una fuerte protección de los derechos de propiedad también son los países con un mayor nivel de PIB per cápita.” En el 2016, los primeros diez países en el IPRI son Finlandia, Nueva Zelanda, Luxemburgo, Noruega, Suiza, Singapur, Suecia, Japón, Holanda y Canadá. Con la excepción de Japón, todos ellos están catalogados como países económicamente libres por el Índice de Libertad Económica del 2017, publicado por Heritage Foundation y The Wall Street Journal.

 

En Guatemala podemos mejorar enormemente la definición y la protección de la propiedad privada. El punteo de Guatemala en el IPRI es de 4.6 sobre 10, comparado con el de Finlandia de 8.4. Guatemala ocupó la posición 87 de los 128 países incluidos en el estudio, y el puesto 14 al nivel regional. Fallamos porque el ambiente político y legal ofrece condiciones precarias: el organismo judicial carece de independencia, la inestabilidad política es grande y nos cuesta controlar la corrupción. Adicionalmente, es difícil hacer valer nuestro derecho frente a abusos. La nota más baja del país, según esta medición, es en Estado de Derecho. La arbitrariedad en la toma de decisiones por los funcionarios públicos genera incertidumbre e injusticias.

 

Hernando De Soto, autor de El misterio del capital, sentencia que “los países con derechos de propiedad débiles también luchan por desarrollar mercados económicos fuertes e innovadores.” Frente a mercados globalizados, hacemos mal si no actuamos para fortalecer los derechos de propiedad. En los años noventa, el Instituto Libertad y Democracia de De Soto aconsejó al gobierno peruano y se aprobaron alrededor de 90 leyes a favor de la propiedad. El gobierno brindó mayor acceso legal a títulos de tierras, de bienes raíces y de patentes y reforzó su protección. Pasaron al mercado formal arriba de 389,000 pequeñas y medianas empresas que generan millones de empleos. Sólo con un título sobre la casa o la empresa se accede a créditos bancarios formales, lo cual permite a las personas invertir en pequeños emprendimientos o expandir su negocio.

 

El derecho de propiedad es un derecho humano tan importante como el derecho a la vida y la libertad. “La ausencia o inseguridad en los derechos de propiedad es una causa central y frecuente de la pobreza, y no sólo en los estados más pobres, sino también en países con ingreso medio,” leemos en un estudio publicado por el Centro Mercatus. En muchos países, las mujeres, los indígenas y los habitantes de barrios urbanos marginales tienden a carecer de propiedad.

 

Invadir hogares, fábricas y fincas, y destruir cosechas y maquinaria ajenas, claramente daña, no sólo de los dueños de estos bienes, sino también a quienes cometen dichos actos vandálicos, pues ellos son también propietarios en potencia. Innovar, crear, producir y crecer: busquemos estos resultados defendiendo a raja tabla la propiedad privada para todos los guatemaltecos, sin excepción.

Artículos de prensa SIMILARES

Algunos amigos, con quienes he conversado sobre el estado de la economía de nuestro país, me han solicitado exponer en un artículo, la opinión que, espontáneamente, he expresado en la conversación.

Ver más

La unificadora consigna de “cero tolerancia a la corrupción” no basta, pues diferimos sobre los caminos para alcanzar la sociedad ideal.

Ver más

En mis artículos anteriores afirmé que suponía que estamos de acuerdo que para construir la república debemos basarnos en los principios republicanos declarados por los revolucionarios de la Ilustración: Libertad, igualdad y fraternidad.

Ver más

El 19 de noviembre los chilenos acudirán a las urnas. Si ningún candidato obtiene más del 50% de los sufragios, los dos más favorecidos (de un total de ocho) volverán a aspirar el 17 de diciembre.

Ver más

La terrorífica experiencia que vivieron los trabajadores y directivos de Telefónica en los últimos días debiera llevarnos a todos a la reflexión sobre las consecuencias que tienen las decisiones que tomamos y cómo, muchas veces...

Ver más

Presentado por Human Rights Watch, Carrera contra el tiempo. Cómo el poder judicial de Guatemala pone en riesgo la lucha contra la impunidad, noviembre 2017, merece un detenido estudio y –por supuesto—amerita una crítica balanceada.

Ver más

Antes que termine el mes debe aprobarse por parte de los diputados del Congreso de la República el proyecto de Presupuesto para el 2018 presentado por el Ministro de Finanzas Públicas.

Ver más

Es poco lo que se puede decir sobre la corta vida de Ludvin Bernal Tiul Chacach, un niño que murió en inhumanas circunstancias con apenas 4 años de edad, a causa de la indulgencia de los gobernantes con los delitos anunciados ¡y perpetrados! por los dirigentes de la organización criminal CODECA. 

Ver más

Hay un cuento de García Márquez, titulado Algo muy grave va a suceder en este pueblo, y empieza así: Imagínese usted un pueblo...

Ver más

Nuestro país se está acercando peligrosamente al despeñadero y la mayor parte de personas parece...

Ver más

Es necesario que sean los ideólogos más preclaros y los hombres o mujeres públicos más competentes, quienes ejerzan ese liderazgo.  Hay que cambiar las cosas

Ver más

Insisto: nuestro derecho padece una gravísima omisión, cual es que si bien el Código Penal –ley ordinaria que es...

Ver más