Artículos de prensa

La reforma política

Eduardo Mayora Alvarado

01 de mayo, 2017

Los grupos interesados invierten recursos en los partidos políticos –que llevan al poder a los funcionarios con poder discrecional– para que, una vez en sus cargos, “cumplan”.

 

Además de la reforma del Poder Judicial –que es la más importante, pues sin jueces independientes e imparciales que hagan valer consistentemente la Constitución y las leyes, simplemente no hay Estado de Derecho– la reforma política es imperativa. Las reglas e instituciones políticas actuales carecen, las primeras, de fundamento sustantivo y lógico y, las segundas, de viabilidad y credibilidad.

 

En efecto, las reglas constitucionales y de la Ley Electoral y de Partidos Políticos han creado el marco para una especie de “mercado de rentas”. Una “renta”, en el sentido económico, es un pago o cualquier tipo de beneficio que remunera al beneficiario por encima de lo necesario para costear su producción. Así, los grupos de presión o de interés privado (por oposición al “interés público”) invierten recursos (dinero, apoyo electoral, apoyo estratégico, etc.) en las organizaciones (los partidos políticos) que llevan al poder a los funcionarios con poder discrecional para que, cuando eso se materialice y estén en sus cargos, “cumplan” con su parte del trato y decreten o ejecuten los actos oficiales que habrán de generar, para los “inversionistas” (los grupos de presión o de interés), las “rentas” que buscan.

 

¿Cómo ha ocurrido esto? En pocas palabras, la Constitución de 1985 concede al Congreso de la República y al Organismo Ejecutivo amplísimos poderes discrecionales. Por un lado, en lo que toca al régimen laboral y de servicio civil de los cientos de miles de ciudadanos que trabajan para el Estado (pues de acuerdo con los artículos 108 y 116 toca a la mayoría legislativa diseñar dicho régimen y al Ejecutivo) negociar los pactos colectivos de condiciones de trabajo y, por el otro, en lo que toca al régimen económico y social, porque les atribuye a los dos poderes políticos –el Legislativo y el Ejecutivo– las facultades discrecionales para diseñar y decretar múltiples posibles beneficios de “fomento”, de “promoción”, de “protección”, de “otorgar incentivos”, etcétera (que en el Artículo 119, para no citar sino uno, se establecen como obligaciones fundamentales del Estado).

 

Por supuesto, los grupos de presión –como los sindicatos de trabajadores estatales– y los grupos de interés privado –como las asociaciones gremiales y las profesionales– comprenden el valor de todas esas “rentas” que constitucional y legalmente pueden concedérseles y, así, negocian y cierran tratos con “la guinda del pastel”, es decir, con los partidos políticos, que operan como verdaderos intermediarios.

 

La regulación de los partidos políticos está concebida para que sea muy costosa la organización y registro de los mismos. Esto, por supuesto, los hace dependientes de los grupos que puedan aportar los afiliados o de los que puedan aportar los recursos financieros o de ambos. Las ideologías salen sobrando porque la clave está en los tratos que se cierren para conseguir las “rentas”.

 

¿Cuál es la solución? Contra la discrecionalidad, el principio de generalidad. Contra el clientelismo sindical, opino que a nivel constitucional deben separarse las funciones “de gobierno”, por un lado, de las de “gestión del servicio civil”, por el otro. Estas se deben aislar del juego político dotando de profesionalidad a las administraciones públicas que, así, presten sus servicios sin negociar sus condiciones con los políticos.

 

Los partidos deben poder organizarse como cualquier asociación voluntaria y, eso sí, quedar sujetos a la más rigurosa fiscalización de su “democracia interna” y de sus finanzas. Las barreras a la entrada y las que suponen altos costes de organización, deben suprimirse para evitar clientelismos y mecenazgos.

Artículos de prensa SIMILARES

La semana pasada, el MP y la Cicig presentaron una acusación sobre sobornos para acelerar la devolución del crédito fiscal...

Ver más

El 20 de abril de 1653 Oliver Cromwell disolvió el Parlamento, en aquel tiempo conocido como “Rump Parliament” (‘Parlamento Remanente’ o “Parlamento supérstite”)

Ver más

Cada vez que algún guatemalteco quiere crear riqueza se topa con una seguidilla de permisos y licencias que debe completar y someter a diferentes burócratas quienes con su monopólica firma y sello deberán autorizar.

Ver más

En Guatemala, la Constitución no es respetada ni siquiera por los magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC), hoy erigidos en dictadores

Ver más

Hace un año que se anunció la muerte de Fidel. Parece un siglo. Durante más de una década, desde el 26 de julio del 2006 hasta el 25 de noviembre de 2016, vivió con un pie en la tumba...

Ver más

Interrumpiré mis artículos desarrollando la  construcción de la república basados en los principios republicanos de libertad, igualdad y fraternidad, porque cayó en mis manos el artículo “La rebelión del sentido común” de Jaime Barrios y se me antojó comentar sobre éste...

Ver más

Actualmente, por mandato de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, el ciudadano necesariamente tiene que elegir, o no elegir, un grupo completo de candidatos a diputaciones, propuesto por un partido político...

Ver más

Sin presupuesto no hay paraíso para Joviel y sus huestes, que solo les interesa continuar esquilmando a los tributarios. Sin presupuesto no hay paraíso para los politiqueros, diputados y contratistas...

Ver más

Una de las ideas más importantes y dignas de atención, publicadas en un diario chapín en las últimas semanas fue la siguiente...

Ver más

Veo con tristeza que mi país se ha convertido en el reino de los extorsionistas. Pero no sólo me refiero a los más obvios integrantes de este grupo, los pandilleros, que desde las mismas cárceles extorsionan a la gente responsable...

Ver más

Indudablemente la reciente publicación del documento “Carrera contra el tiempo. Cómo el poder judicial de Guatemala pone en riesgo la lucha contra la impunidad” de Human Rights Watch llegó oportunamente para retratar nuestro sistema de justicia...

Ver más

A falta de una semana para aprobar el Proyecto de Presupuesto 2018, los diputados no se ponen de acuerdo y como ha ocurrido en otros años, el último día a última hora se aprobará un sobreestimado Presupuesto.

Ver más