1. Inicio
  2. Columnas de Prensa
  3. La actitud “woke” y las Olimpiadas

26 de julio, 2021

La actitud “woke” y las Olimpiadas

708

Luis Figueroa

La primera vez que oí de las Olimpiadas fue en 1968, cuando se celebraron en México. Eran el gran tema en el colegio. Me llamaban la atención los clavados, el decatlón, el salto ecuestre y la gimnasia. Imagínate lo que era ver aquellas competencias con la calidad de televisión de aquel tiempo. 

A mí, que nunca fui deportivo, me fascinaba por el espíritu de la competencia olímpica —no una para vencer a otros, sino para la superación y el perfeccionamiento de los atletas frente a sí mismos—, que es lo que nos explicaban en el colegio. El juego limpio y la victoria honesta eran los valores que estaban presentes en mi imaginario olímpico desde que yo tenía 7 años de edad.

Aparte de aquello, recuerdo el terrorismo en Múnich; las hazañas de N. Comăneci en Monteal; el boicot contra Moscú por la invasión soviética de Afganistán; el accidente de G. Louganis en Seúl, y el disco de M. Caballé y F. Mercury con ocasión de Barcelona. A partir de ahí dejé de ponerles atención, aunque no dejaba pasar inadvertidos los Juegos Olímpicos.

En Tokio 2021 lo que me inquieta es el activismo woke. Según M. Dahlen, ser woke es ser hipersensible a cualquier supuesta injusticia relacionada con las identidades colectivas. Desde la perspectiva woke, la identidad de una alguien no está determinada por sus convicciones, elecciones y acciones, sino por su raza, género y orientación sexual. Ser woke no significa solo oponerse al racismo, al sexismo y demás; significa abrazar una ideología particular. Si te opones al racismo y al sexismo, y no abrazas esa ideología, no eres woke, sino que eres parte del problema.

¿Qué daño causa aquella actitud? Como lo advierte mi maestro, W. Orbaugh, los juegos y los valores olímpicos están siendo atacados mediante la destrucción del razonamiento lógico, destrucción que les impide a sus víctimas razonar eficazmente para identificar la realidad. Sin esa habilidad, las personas no podemos desarrollar confianza en nosotros mismos, ni independencia intelectual. Y así, no es difícil concluir que es inútil razonar… y se van por el caño el juego limpio y la victoria honesta. ¿Qué opinas?

 

*  Publicado en El Periódico el 23 de julio del 2021. https://elperiodico.com.gt/opinion/opiniones-de-hoy/2021/07/23/la-actitud-woke-y-las-olimpiadas/

Centro de Estudios Económicos y Sociales

(+502) 2338-7828/(+502) 2332-2420

cees@cees.org.gt

Universidad Francisco Marroquín Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10 Edificio de la Biblioteca Ludwig Von Mises, Primer Nivel Guatemala, Guatemala 01010Ubicación en Google

Contáctanos