Artículos de prensa

Infraestructura bien hecha

Carroll Ríos de Rodríguez

20 de julio, 2017

El desarrollo económico de Guatemala requiere de infraestructura de calidad: caminos, carreteras, puentes, electricidad, telecomunicaciones, puertos y más.

 El deplorable estado de la red vial en Guatemala es evidente, como lo es la parálisis exhibida por los responsables de su manutención. Según datos oficiales, el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV) ha ejecutado menos del 20% del presupuesto asignado a la cartera. El Presidente Jimmy Morales prometió atender el asunto y anunció que sacará a licitación  714.74 kilómetros por Q1.5 millardos. (elPeriodico) Las consecuencias de la negligencia son nefastas en términos de inversión, productividad y empleos.

 Dos causas de la parálisis son el huracán llamado Caso Odebrecht y el recién anunciado caso “Construcción y Corrupción” de la CICIG. No en balde CNN Money se refiere a Odebrecht como el “escándalo de corrupción global más grande en la historia moderna”. El ex presidente de Perú, Ollanta Humala, y su esposa, Nadine Heredia, son sus más recientes presas. Se estima que en Guatemala, Odebrecht pagó US$18 millones de dólares a miembros del gobierno de Otto Pérez Molina. En tanto, el viernes 14 de julio, Guatemala amaneció sacudida por cuarenta allanamientos. Permanece prófugo el ex ministro de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV), Alejandro Sinibaldi, acusado de establecer empresas de cartón para lavar dinero de sobornos cobrados a constructores. Con razón, las actuales autoridades y los contratistas tiemblan ante la posibilidad de enlodarse. Aprendamos bien las lecciones de esta tragedia nacional, para tomar medidas correctas.

 Primero, los problemas no desaparecen tras acusar a Fulano y Sutano de actos criminales. Al menos que se implanten cambios administrativos para transparentar las licitaciones, de poco sirve desenmascarar cómo operaban los corruptos. ¿Cómo cambiar los incentivos vigentes? Las reglas deberían rendir una asignación de la concesión transparente (¿por subasta?) que atraiga a inversionistas probos, locales y extranjeros, dispuestos a construir, operar, financiar y reparar tramos carreteros a cambio del cobro de peajes, de forma eficiente y segura.

Segundo, la extracción de rentas es claramente el principal veneno. ¡Los pasados funcionarios del CIV literalmente extorsionaban a las empresas: “o soltás, o la burocracia no responde y no te cancelamos lo adeudado”! La extracción de rentas divide a las empresas implicadas en dos tipos: las entidades falsas que jamás tuvieron la capacidad ni la intención de completar los proyectos licitados, creadas específicamente para buscar rentas, y aquellas empresas competentes y formales, que sí ejecutaron obra pero que bajo presión, “pagaron para que les pagaran”.

 Tercero, la evidencia local y mundial apunta a la superioridad de la infraestructura construida por el sector privado. Los centros de investigación Cato y Reason, de Estados Unidos, tienen estudios que recomiendan calles privadas (como la VAS en Guatemala) o arrendamientos de muy largo plazo, hasta de 99 años. Las ventajas son: mejor asignación de recursos, decisiones económicas y no políticas, se construye en tiempo, se cuida la calidad, el riesgo corre por cuenta de la empresa, y se emplean estrategias competitivas para atraer clientes. Las constructoras privadas son innovadoras y ahorrativas; piensan creativamente. Además, son menos susceptibles a las presiones políticas.

 

 Mientras los guatemaltecos seguimos la trama judicial de éste y otros casos de corrupción, cual telenovelas con buenos y malos, tanto el Ejecutivo como el Legislativo tendrían que trabajar velozmente sobre propuesta de reforma para impedir las malas prácticas, y deberían sentar un precedente de cómo hacer las cosas bien hechas. Frenar el motor del desarrollo traerá consecuencias peores.

* Artículo publicado originalmente en Revista Contrapoder el 17 de julio 2017.

Artículos de prensa SIMILARES

Hace un año que se anunció la muerte de Fidel. Parece un siglo. Durante más de una década, desde el 26 de julio del 2006 hasta el 25 de noviembre de 2016, vivió con un pie en la tumba...

Ver más

Interrumpiré mis artículos desarrollando la  construcción de la república basados en los principios republicanos de libertad, igualdad y fraternidad, porque cayó en mis manos el artículo “La rebelión del sentido común” de Jaime Barrios y se me antojó comentar sobre éste...

Ver más

Actualmente, por mandato de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, el ciudadano necesariamente tiene que elegir, o no elegir, un grupo completo de candidatos a diputaciones, propuesto por un partido político...

Ver más

Sin presupuesto no hay paraíso para Joviel y sus huestes, que solo les interesa continuar esquilmando a los tributarios. Sin presupuesto no hay paraíso para los politiqueros, diputados y contratistas...

Ver más

Una de las ideas más importantes y dignas de atención, publicadas en un diario chapín en las últimas semanas fue la siguiente...

Ver más

Veo con tristeza que mi país se ha convertido en el reino de los extorsionistas. Pero no sólo me refiero a los más obvios integrantes de este grupo, los pandilleros, que desde las mismas cárceles extorsionan a la gente responsable...

Ver más

Indudablemente la reciente publicación del documento “Carrera contra el tiempo. Cómo el poder judicial de Guatemala pone en riesgo la lucha contra la impunidad” de Human Rights Watch llegó oportunamente para retratar nuestro sistema de justicia...

Ver más

A falta de una semana para aprobar el Proyecto de Presupuesto 2018, los diputados no se ponen de acuerdo y como ha ocurrido en otros años, el último día a última hora se aprobará un sobreestimado Presupuesto.

Ver más

C.T.G. no son las siglas de un sindicato, sino una clave que inventó el Dr. Manuel Ayau Cordón para referirse al Costo de Tener Gobierno...

Ver más

Algunos amigos, con quienes he conversado sobre el estado de la economía de nuestro país, me han solicitado exponer en un artículo, la opinión que, espontáneamente, he expresado en la conversación.

Ver más

La unificadora consigna de “cero tolerancia a la corrupción” no basta, pues diferimos sobre los caminos para alcanzar la sociedad ideal.

Ver más

En mis artículos anteriores afirmé que suponía que estamos de acuerdo que para construir la república debemos basarnos en los principios republicanos declarados por los revolucionarios de la Ilustración: Libertad, igualdad y fraternidad.

Ver más