Artículos de prensa

Estadísticas versus retórica

Federico Bauer

30 de marzo, 2017

Los populistas, desde Trump hasta Maduro, son muy buenos para engañar a sus votantes con retórica vulgar, pero convincente, que aunque desafía la lógica y la experiencia, les da los resultados que ellos buscan en el corto plazo.

 Yo, como ingeniero industrial, prefiero apoyar mis opiniones con estadísticas confiables y relevantes al tema; hace unos tres años publiqué una columna titulada Liga de Campeones, en la que mencioné que analizando los distintos ránquines que agencias confiables (y no tan confiables como la ONU) publican, los países con las mejores condiciones socioeconómicas eran: Australia, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelanda, Suecia y Suiza.

 Recientemente la ONU publicó un ranquin de los países más felices del mundo, el cual coincide con mi ranquin de “Campeones”, ya que los nueve de mi lista están en los puestos 1, 2, 4, 5 y 6 lo cual me llenó de satisfacción. Yo no incluí a Islandia, puesto 3, aunque esta Isla goza de mi especial cariño, ya que me sirvió muchas veces de parada técnica cruzando el Atlántico, y es muy especial para visitar como turista, siempre en verano.

 La ONU pone a Guatemala en el puesto 29 de los “felices” lo que me hizo dudar de la calidad de la evaluación, por lo que busqué en el Legatum Institute el índice de Prosperidad con el fin de buscar la correlación entre prosperidad y felicidad.

 Legatum utiliza 89 variables en 9 subíndices: economía, emprendedores y oportunidades, gobernabilidad, educación, salud, seguridad y protección, libertad personal, capital social y medioambiente.

 Los mejores países son, en orden descendente:

 Nueva Zelanda, el mejor en economía y capital social, segundo en emprendimiento y gobernabilidad.

 Noruega, el tercero en gobernabilidad y quinto en educación y medioambiente.

 Finlandia, el primero en gobernabilidad y segundo en medioambiente.

 Suiza, el primero en educación y tercero en salud.

 Canadá, segundo en libertad personal y tercero en emprendimiento y capital social.

 Australia, segundo en capital social y cuarto en educación.

 Los anteriores están todos en mi lista de “Campeones”, y Suecia, Dinamarca y Luxemburgo ocupan los puestos 8, 9 y 12. Luxemburgo ocupa el primer puesto en salud y libertad personal, y el segundo en seguridad y protección.

 Como ven, la correlación entre mis “Campeones”, los “felices” de la ONU, y los mejores en Prosperidad de Legatum es muy fuerte en los primeros lugares.

 Pero poner a Guatemala en el ranquin de la ONU entre Uruguay y Panamá es ‘too good to be true’. Según Legatum, Guatemala ocupa el puesto 86 de 148, atrás de casi todos los latinoamericanos pero mejor que Honduras.

 El mejor lugar lo saca en medioambiente, 37, y el peor en seguridad, 116.

 Todos los países que sacan buen índice de Prosperidad tienen un Estado de Derecho funcional, aunque no perfecto; este Estado de Derecho es el complemento de la Economía de Mercado, ya que no pueden existir aisladamente. Otra condición que tienen es un índice de transparencia alto, especialmente en el manejo del Estado de Bienestar.

Artículos de prensa SIMILARES

El desarrollo económico de Guatemala requiere de infraestructura de calidad: caminos, carreteras, puentes, electricidad, telecomunicaciones, puertos y más...

Ver más

Los incentivos para delinquir se dan en función directa del acierto o del desacierto con que el presidente cumpla con su principal atribución como tal...

Ver más

Al inicio de octubre de 2005 nos afectó el Huracán Stan y destruyó puentes, carreteras y viviendas, causando además una gran cantidad de muertos y desaparecidos...

Ver más

Difícil tarea es caracterizar a un tirano: su crueldad, algo común en muchos de ellos; actuar conforme los dictados de su voluntad, su desprecio hacia las normas...

Ver más

Las declaraciones sin tapujos de Salvador Estuardo González Álvarez, Eco, siguen provocando asombro e invitando a pensar...

Ver más

Entrado ya el Siglo XXI me sorprendo aún de ver propuestas de ley que algunos legisladores se atreven a presentar tal como acaba de ocurrir con los diputados...

Ver más