Artículos de prensa

El gran recorte fiscal

Jorge Jacobs A.

01 de mayo, 2017

Esta semana se anunció en Estados Unidos lo que se considera uno de los más grandes recortes de impuestos en su historia. Es interesante ver cómo ellos se están encaminando hacia un sistema más sencillo con impuestos más bajos, mientras que aquí quieren complicarlo cada vez más. ¿No han entendido nada nuestros políticos, burócratas y tecnócratas locales e internacionales?

 

La propuesta anunciada se refiere principalmente al impuesto sobre la renta (ISR), y lo que busca es, por un lado, reducir las tasas de los impuestos y por el otro simplificar su cálculo y pago. Como siempre, yo recalco mi oposición a la existencia misma del ISR, no solo por las consecuencias nefastas que tiene sobre el desarrollo de todos, sino también por cuestiones morales y porque atenta contra la privacidad de las personas. Dicho esto, considero que cualquier reducción y simplificación que se haga del mismo por lo menos reduce sus maleficios, por lo que considero que esta nueva propuesta va en buen camino.

 

La propuesta simplifica el impuesto para las personas y duplica el “mínimo vital” deducible, a la vez que quita la mayoría de otras deducciones. Así también elimina el impuesto a las herencias, con lo que se evita toda la serie de subterfugios a los que las personas recurren para dejarle a sus hijos el fruto de sus vidas.

 

Propone bajarle a las empresas la tasa del impuesto del 35% al 15%. Esto haría que Estados Unidos pase de ser uno de los países desarrollados con la tasa impositiva más alta a uno de los que tendría la más baja. Las consecuencias de este solo cambio pueden ser impresionantes, tomando en cuenta que es uno de los países donde se dan las mayores inversiones y muchas de las principales innovaciones en casi todos los ámbitos. Compárese esto con Guatemala, donde no solo tenemos muchísimos factores que dificultan la atracción de inversiones, sino que además tenemos una tasa impositiva mayor que el promedio de los países desarrollados, y todavía algunos insensatos pretenden que se eleve más.

 

Pero lo que yo considero que es el principal cambio —y que tendrá consecuencias beneficiosas para toda la humanidad, imposibles de prever— es la eliminación del “ámbito global” del ISR. Actualmente, los estadounidenses tienen que pagar impuestos sobre las utilidades que generen fuera de su país. Según los tecnócratas ineptos, este concepto de “extraterritorialidad” se traduciría en muchos ingresos para el Gobierno. En la realidad, lo que ha pasado es que más de dos billones —millones de millones— de dólares de utilidades “extranjeras” se han quedado “parqueadas” en bancos alrededor del mundo, donde no han servido para absolutamente nada. Se ha llegado al colmo de que empresas del calibre de Apple han preferido sacar préstamos locales para financiar su expansión que utilizar el dinero que tiene parqueado offshore.

 

La propuesta establece un impuesto de una única vez —no han dicho la tasa— para repatriar esos billones de dólares parqueados offshore. La consecuencia principal de estas dos decisiones es que todo ese dinero estará ahora disponible para financiar nuevas tecnologías, nuevas empresas, nuevos desarrollos y, sí, también más consumo en esa economía.

 

Es imposible prever el resultado que tendrán estos cambios, pero le puedo garantizar desde ya que si los logran implementar, la humanidad entera acelerará su desarrollo. Y mientras tanto, nosotros en Guatemala, viendo cómo a los políticos, tecnócratas y burócratas se les ocurren nuevos impuestos para asegurarse de que los guatemaltecos nos mantengamos en la pobreza y que nunca pasemos del “subdesarrollo”. ¿Tan difícil es entender esto?

Artículos de prensa SIMILARES

El desarrollo económico de Guatemala requiere de infraestructura de calidad: caminos, carreteras, puentes, electricidad, telecomunicaciones, puertos y más...

Ver más

Los incentivos para delinquir se dan en función directa del acierto o del desacierto con que el presidente cumpla con su principal atribución como tal...

Ver más

Al inicio de octubre de 2005 nos afectó el Huracán Stan y destruyó puentes, carreteras y viviendas, causando además una gran cantidad de muertos y desaparecidos...

Ver más

Difícil tarea es caracterizar a un tirano: su crueldad, algo común en muchos de ellos; actuar conforme los dictados de su voluntad, su desprecio hacia las normas...

Ver más

Las declaraciones sin tapujos de Salvador Estuardo González Álvarez, Eco, siguen provocando asombro e invitando a pensar...

Ver más

Entrado ya el Siglo XXI me sorprendo aún de ver propuestas de ley que algunos legisladores se atreven a presentar tal como acaba de ocurrir con los diputados...

Ver más