Artículos de prensa

El gran recorte fiscal

Jorge Jacobs A.

01 de mayo, 2017

Esta semana se anunció en Estados Unidos lo que se considera uno de los más grandes recortes de impuestos en su historia. Es interesante ver cómo ellos se están encaminando hacia un sistema más sencillo con impuestos más bajos, mientras que aquí quieren complicarlo cada vez más. ¿No han entendido nada nuestros políticos, burócratas y tecnócratas locales e internacionales?

 

La propuesta anunciada se refiere principalmente al impuesto sobre la renta (ISR), y lo que busca es, por un lado, reducir las tasas de los impuestos y por el otro simplificar su cálculo y pago. Como siempre, yo recalco mi oposición a la existencia misma del ISR, no solo por las consecuencias nefastas que tiene sobre el desarrollo de todos, sino también por cuestiones morales y porque atenta contra la privacidad de las personas. Dicho esto, considero que cualquier reducción y simplificación que se haga del mismo por lo menos reduce sus maleficios, por lo que considero que esta nueva propuesta va en buen camino.

 

La propuesta simplifica el impuesto para las personas y duplica el “mínimo vital” deducible, a la vez que quita la mayoría de otras deducciones. Así también elimina el impuesto a las herencias, con lo que se evita toda la serie de subterfugios a los que las personas recurren para dejarle a sus hijos el fruto de sus vidas.

 

Propone bajarle a las empresas la tasa del impuesto del 35% al 15%. Esto haría que Estados Unidos pase de ser uno de los países desarrollados con la tasa impositiva más alta a uno de los que tendría la más baja. Las consecuencias de este solo cambio pueden ser impresionantes, tomando en cuenta que es uno de los países donde se dan las mayores inversiones y muchas de las principales innovaciones en casi todos los ámbitos. Compárese esto con Guatemala, donde no solo tenemos muchísimos factores que dificultan la atracción de inversiones, sino que además tenemos una tasa impositiva mayor que el promedio de los países desarrollados, y todavía algunos insensatos pretenden que se eleve más.

 

Pero lo que yo considero que es el principal cambio —y que tendrá consecuencias beneficiosas para toda la humanidad, imposibles de prever— es la eliminación del “ámbito global” del ISR. Actualmente, los estadounidenses tienen que pagar impuestos sobre las utilidades que generen fuera de su país. Según los tecnócratas ineptos, este concepto de “extraterritorialidad” se traduciría en muchos ingresos para el Gobierno. En la realidad, lo que ha pasado es que más de dos billones —millones de millones— de dólares de utilidades “extranjeras” se han quedado “parqueadas” en bancos alrededor del mundo, donde no han servido para absolutamente nada. Se ha llegado al colmo de que empresas del calibre de Apple han preferido sacar préstamos locales para financiar su expansión que utilizar el dinero que tiene parqueado offshore.

 

La propuesta establece un impuesto de una única vez —no han dicho la tasa— para repatriar esos billones de dólares parqueados offshore. La consecuencia principal de estas dos decisiones es que todo ese dinero estará ahora disponible para financiar nuevas tecnologías, nuevas empresas, nuevos desarrollos y, sí, también más consumo en esa economía.

 

Es imposible prever el resultado que tendrán estos cambios, pero le puedo garantizar desde ya que si los logran implementar, la humanidad entera acelerará su desarrollo. Y mientras tanto, nosotros en Guatemala, viendo cómo a los políticos, tecnócratas y burócratas se les ocurren nuevos impuestos para asegurarse de que los guatemaltecos nos mantengamos en la pobreza y que nunca pasemos del “subdesarrollo”. ¿Tan difícil es entender esto?

Artículos de prensa SIMILARES

Algunos amigos, con quienes he conversado sobre el estado de la economía de nuestro país, me han solicitado exponer en un artículo, la opinión que, espontáneamente, he expresado en la conversación.

Ver más

La unificadora consigna de “cero tolerancia a la corrupción” no basta, pues diferimos sobre los caminos para alcanzar la sociedad ideal.

Ver más

En mis artículos anteriores afirmé que suponía que estamos de acuerdo que para construir la república debemos basarnos en los principios republicanos declarados por los revolucionarios de la Ilustración: Libertad, igualdad y fraternidad.

Ver más

El 19 de noviembre los chilenos acudirán a las urnas. Si ningún candidato obtiene más del 50% de los sufragios, los dos más favorecidos (de un total de ocho) volverán a aspirar el 17 de diciembre.

Ver más

La terrorífica experiencia que vivieron los trabajadores y directivos de Telefónica en los últimos días debiera llevarnos a todos a la reflexión sobre las consecuencias que tienen las decisiones que tomamos y cómo, muchas veces...

Ver más

Presentado por Human Rights Watch, Carrera contra el tiempo. Cómo el poder judicial de Guatemala pone en riesgo la lucha contra la impunidad, noviembre 2017, merece un detenido estudio y –por supuesto—amerita una crítica balanceada.

Ver más

Antes que termine el mes debe aprobarse por parte de los diputados del Congreso de la República el proyecto de Presupuesto para el 2018 presentado por el Ministro de Finanzas Públicas.

Ver más

Es poco lo que se puede decir sobre la corta vida de Ludvin Bernal Tiul Chacach, un niño que murió en inhumanas circunstancias con apenas 4 años de edad, a causa de la indulgencia de los gobernantes con los delitos anunciados ¡y perpetrados! por los dirigentes de la organización criminal CODECA. 

Ver más

Hay un cuento de García Márquez, titulado Algo muy grave va a suceder en este pueblo, y empieza así: Imagínese usted un pueblo...

Ver más

Nuestro país se está acercando peligrosamente al despeñadero y la mayor parte de personas parece...

Ver más

Es necesario que sean los ideólogos más preclaros y los hombres o mujeres públicos más competentes, quienes ejerzan ese liderazgo.  Hay que cambiar las cosas

Ver más

Insisto: nuestro derecho padece una gravísima omisión, cual es que si bien el Código Penal –ley ordinaria que es...

Ver más