Artículos de prensa

Declaraciones internacionales

Gabriel Orellana

01 de mayo, 2017

El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela considera retirarse de la Organización de Estados Americanos (OEA) por su intromisión en sus asuntos internos montada sobre la Carta Democrática Interamericana (CDI).¿Cuál es el valor jurídico de la CDI en el derecho guatemalteco?

 

Según Gilberto Chacón Pazos:  “De conformidad con el Derecho Constitucional guatemalteco no es posible  confundir, en ninguna circunstancia, una resolución de un organismo internacional, con un Tratado internacional, pues el formalismo interno e internacional son diferentes y aunque exista un acuerdo en la realidad, entre Estados, dentro de un organismo internacional, pero si no se han dado los pasos dentro del Derecho interno para transformar en Tratado tal acuerdo o convenio, en forma expresa, no podemos considerar a esta como un Tratado.” (Los Tratados en el derecho constitucional guatemalteco, Revista de la Asociación Guatemalteca de Derecho Internacional, Enero de 1971).

 

José Ignacio Hernández G. (¿Invocar la Carta Democrática Interamericana es traición a la Patria?, Prodavinci, 24.03.17), jurista venezolano, comprende a todos los Estados miembros de la OEA al afirmar que: “Desde el punto de vista formal, es cierto que la CDI no es, en sentido estricto, un Tratado. Pero […] fue aprobada por los Estados miembros de la OEA, de acuerdo con el Tratado constitutivo de esa organización. Se trata de un conjunto de normas aprobadas por Estados, cuyo propósito fundamental es proteger a la democracia como valor fundamental de la OEA.” Y más aún: “desde un punto de vista material, la CDI es cuando menos equiparable a un Tratado, en el sentido de que se trata de un acuerdo internacional celebrado por escrito entre Estados y regido por el Derecho Internacional. Si bien fue aprobado formalmente como Resolución de la Asamblea General, no puede perderse de vista que la Asamblea General está compuesta por Estados”.  Cabe agregar que “como todo acto de la Asamblea General, la CDI es de obligatorio cumplimiento para los Estados miembros de la OEA. Incluso, la propia CDI establece un conjunto de deberes que fueron asumidos voluntariamente por los Estados que suscribieron la Carta. […] Por lo tanto, esos deberes constituyen verdaderas obligaciones jurídicas que tienen que ser cumplidas por los Estados.”

 

En otro artículo (¿Por qué el TSJ se opone a la aplicación de la Carta Democrática Interamericana? Prodavinci, 27.03.17), señala la preminencia de la CDI dentro del derecho venezolano por virtud de un artículo semejante al 46 de nuestra Constitución.

 

Ciertamente, el Derecho Internacional Público desarrolló barreras de protección a esa soberanía, amparadas en principios como la “autodeterminación de los pueblos”. Barreras que, en suma, limitaban la aplicación del Derecho Internacional a asuntos domésticos. Pero ese panorama cambió con la universalización de los derechos humanos. Hoy día se admite que la defensa de los derechos humanos — […] objetivo último de la Carta— no puede verse obstaculizado por la defensa de la soberanía estatal.”

Artículos de prensa SIMILARES

La semana pasada, el MP y la Cicig presentaron una acusación sobre sobornos para acelerar la devolución del crédito fiscal...

Ver más

El 20 de abril de 1653 Oliver Cromwell disolvió el Parlamento, en aquel tiempo conocido como “Rump Parliament” (‘Parlamento Remanente’ o “Parlamento supérstite”)

Ver más

Cada vez que algún guatemalteco quiere crear riqueza se topa con una seguidilla de permisos y licencias que debe completar y someter a diferentes burócratas quienes con su monopólica firma y sello deberán autorizar.

Ver más

En Guatemala, la Constitución no es respetada ni siquiera por los magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC), hoy erigidos en dictadores

Ver más

Hace un año que se anunció la muerte de Fidel. Parece un siglo. Durante más de una década, desde el 26 de julio del 2006 hasta el 25 de noviembre de 2016, vivió con un pie en la tumba...

Ver más

Interrumpiré mis artículos desarrollando la  construcción de la república basados en los principios republicanos de libertad, igualdad y fraternidad, porque cayó en mis manos el artículo “La rebelión del sentido común” de Jaime Barrios y se me antojó comentar sobre éste...

Ver más

Actualmente, por mandato de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, el ciudadano necesariamente tiene que elegir, o no elegir, un grupo completo de candidatos a diputaciones, propuesto por un partido político...

Ver más

Sin presupuesto no hay paraíso para Joviel y sus huestes, que solo les interesa continuar esquilmando a los tributarios. Sin presupuesto no hay paraíso para los politiqueros, diputados y contratistas...

Ver más

Una de las ideas más importantes y dignas de atención, publicadas en un diario chapín en las últimas semanas fue la siguiente...

Ver más

Veo con tristeza que mi país se ha convertido en el reino de los extorsionistas. Pero no sólo me refiero a los más obvios integrantes de este grupo, los pandilleros, que desde las mismas cárceles extorsionan a la gente responsable...

Ver más

Indudablemente la reciente publicación del documento “Carrera contra el tiempo. Cómo el poder judicial de Guatemala pone en riesgo la lucha contra la impunidad” de Human Rights Watch llegó oportunamente para retratar nuestro sistema de justicia...

Ver más

A falta de una semana para aprobar el Proyecto de Presupuesto 2018, los diputados no se ponen de acuerdo y como ha ocurrido en otros años, el último día a última hora se aprobará un sobreestimado Presupuesto.

Ver más