Artículos de prensa

Algo + sobre la difamación

Gabriel Orellana

25 de agosto, 2017

Insisto: nuestro derecho padece una gravísima omisión, cual es que si bien el Código Penal –ley ordinaria que es— regula tres distintos delitos contra el honor de las personas: la calumnia, la injuria y la difamación, la Ley de Emisión del Pensamiento –ley de rango constitucional— no incluye el delito de difamación dentro de su ámbito regulatorio.

Si bien es cierto que el artículo 164 del Código Penal dispone que “hay delito de difamación cuando las imputaciones constitutivas de calumnia o injuria se hicieren en forma o por medios de divulgación que puedan provocar odio o descrédito, o que menoscaben el honor, la dignidad o el decoro del ofendido, ante la sociedad”, ello no significa que este particular delito pueda injertarse dentro de las regulaciones de la Ley de Emisión del Pensamiento.  El motivo radica en lo siguiente: a pesar de que el artículo 9 del Código Penal dispone que sus disposiciones “se aplicarán a todas las materias de naturaleza penal, reguladas por otras leyes, en cuanto éstas, implícita o expresamente, no dispusieren lo contrario”; el artículo IV de sus Disposiciones Generales la hace inaplicable al decir que: “Lo previsto en este Código no afecta materias comprendidas en leyes constitucionales o en fueros especiales”.  Más claro no puede ser: el Código Penal no es aplicable a una ley constitucional y la ley constitucional omitió incluir dentro de su ámbito regulatorio el delito de difamación.

¿Y qué pasa con el artículo 35 constitucional? De acuerdo con este último, “todo” lo relativo al derecho constitucional de libre emisión del pensamiento “se regula en la Ley Constitucional de Emisión del Pensamiento.” Llegado este punto se hace necesario recordar: (i) que la Constitución Política de la República de Guatemala cobró vigencia en 1986, en tanto que el Código Penal la cobró en 1973; o sea que nada le impedía al constituyente incluir en la ley constitucional de Emisión del Pensamiento el delito de difamación; (ii) Súmese a lo anterior que, según el artículo 17 constitucional, “no son punibles la acciones u omisiones que no estén calificadas como delito o falta penadas por ley anterior a su perpetración”; que el mismo Código Penal claramente dispone que “por analogía, los jueces no podrán crear figuras delictivas ni aplicar sanciones”. (iv) A semejanza de una atarraya, la difamación es la figura que “captura” a las acciones calumniosas o injuriosas, únicas contemplados en la Ley de Emisión del Pensamiento. En otras palabras puede existir una calumnia o una injuria sin difamación; pero para que exista la difamación debe concurrir la una o la otra porque el elemento esencial de aquella es que la persona damnificada no se encuentre presente al momento de proferirse la ofensa; de ahí la importancia del concepto “en forma o por medios de divulgación” que exige la difamación.

 

¿Alguna solución para el problema? Sí las hay. Una, reformar la vetusta Ley de Emisión del Pensamiento para agregarle el delito de difamación, que sería la ideal. Otra, promover contra la misma acción de inconstitucionalidad por omisión. Debemos cumplir el Pacto de San José de Costa Rica y proteger la dignidad de las personas.

Artículos de prensa SIMILARES

La semana pasada, el MP y la Cicig presentaron una acusación sobre sobornos para acelerar la devolución del crédito fiscal...

Ver más

El 20 de abril de 1653 Oliver Cromwell disolvió el Parlamento, en aquel tiempo conocido como “Rump Parliament” (‘Parlamento Remanente’ o “Parlamento supérstite”)

Ver más

Cada vez que algún guatemalteco quiere crear riqueza se topa con una seguidilla de permisos y licencias que debe completar y someter a diferentes burócratas quienes con su monopólica firma y sello deberán autorizar.

Ver más

En Guatemala, la Constitución no es respetada ni siquiera por los magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC), hoy erigidos en dictadores

Ver más

Hace un año que se anunció la muerte de Fidel. Parece un siglo. Durante más de una década, desde el 26 de julio del 2006 hasta el 25 de noviembre de 2016, vivió con un pie en la tumba...

Ver más

Interrumpiré mis artículos desarrollando la  construcción de la república basados en los principios republicanos de libertad, igualdad y fraternidad, porque cayó en mis manos el artículo “La rebelión del sentido común” de Jaime Barrios y se me antojó comentar sobre éste...

Ver más

Actualmente, por mandato de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, el ciudadano necesariamente tiene que elegir, o no elegir, un grupo completo de candidatos a diputaciones, propuesto por un partido político...

Ver más

Sin presupuesto no hay paraíso para Joviel y sus huestes, que solo les interesa continuar esquilmando a los tributarios. Sin presupuesto no hay paraíso para los politiqueros, diputados y contratistas...

Ver más

Una de las ideas más importantes y dignas de atención, publicadas en un diario chapín en las últimas semanas fue la siguiente...

Ver más

Veo con tristeza que mi país se ha convertido en el reino de los extorsionistas. Pero no sólo me refiero a los más obvios integrantes de este grupo, los pandilleros, que desde las mismas cárceles extorsionan a la gente responsable...

Ver más

Indudablemente la reciente publicación del documento “Carrera contra el tiempo. Cómo el poder judicial de Guatemala pone en riesgo la lucha contra la impunidad” de Human Rights Watch llegó oportunamente para retratar nuestro sistema de justicia...

Ver más

A falta de una semana para aprobar el Proyecto de Presupuesto 2018, los diputados no se ponen de acuerdo y como ha ocurrido en otros años, el último día a última hora se aprobará un sobreestimado Presupuesto.

Ver más