Artículos de prensa

Algo + sobre la difamación

Gabriel Orellana

25 de agosto, 2017

Insisto: nuestro derecho padece una gravísima omisión, cual es que si bien el Código Penal –ley ordinaria que es— regula tres distintos delitos contra el honor de las personas: la calumnia, la injuria y la difamación, la Ley de Emisión del Pensamiento –ley de rango constitucional— no incluye el delito de difamación dentro de su ámbito regulatorio.

Si bien es cierto que el artículo 164 del Código Penal dispone que “hay delito de difamación cuando las imputaciones constitutivas de calumnia o injuria se hicieren en forma o por medios de divulgación que puedan provocar odio o descrédito, o que menoscaben el honor, la dignidad o el decoro del ofendido, ante la sociedad”, ello no significa que este particular delito pueda injertarse dentro de las regulaciones de la Ley de Emisión del Pensamiento.  El motivo radica en lo siguiente: a pesar de que el artículo 9 del Código Penal dispone que sus disposiciones “se aplicarán a todas las materias de naturaleza penal, reguladas por otras leyes, en cuanto éstas, implícita o expresamente, no dispusieren lo contrario”; el artículo IV de sus Disposiciones Generales la hace inaplicable al decir que: “Lo previsto en este Código no afecta materias comprendidas en leyes constitucionales o en fueros especiales”.  Más claro no puede ser: el Código Penal no es aplicable a una ley constitucional y la ley constitucional omitió incluir dentro de su ámbito regulatorio el delito de difamación.

¿Y qué pasa con el artículo 35 constitucional? De acuerdo con este último, “todo” lo relativo al derecho constitucional de libre emisión del pensamiento “se regula en la Ley Constitucional de Emisión del Pensamiento.” Llegado este punto se hace necesario recordar: (i) que la Constitución Política de la República de Guatemala cobró vigencia en 1986, en tanto que el Código Penal la cobró en 1973; o sea que nada le impedía al constituyente incluir en la ley constitucional de Emisión del Pensamiento el delito de difamación; (ii) Súmese a lo anterior que, según el artículo 17 constitucional, “no son punibles la acciones u omisiones que no estén calificadas como delito o falta penadas por ley anterior a su perpetración”; que el mismo Código Penal claramente dispone que “por analogía, los jueces no podrán crear figuras delictivas ni aplicar sanciones”. (iv) A semejanza de una atarraya, la difamación es la figura que “captura” a las acciones calumniosas o injuriosas, únicas contemplados en la Ley de Emisión del Pensamiento. En otras palabras puede existir una calumnia o una injuria sin difamación; pero para que exista la difamación debe concurrir la una o la otra porque el elemento esencial de aquella es que la persona damnificada no se encuentre presente al momento de proferirse la ofensa; de ahí la importancia del concepto “en forma o por medios de divulgación” que exige la difamación.

 

¿Alguna solución para el problema? Sí las hay. Una, reformar la vetusta Ley de Emisión del Pensamiento para agregarle el delito de difamación, que sería la ideal. Otra, promover contra la misma acción de inconstitucionalidad por omisión. Debemos cumplir el Pacto de San José de Costa Rica y proteger la dignidad de las personas.

Artículos de prensa SIMILARES

Algunos amigos, con quienes he conversado sobre el estado de la economía de nuestro país, me han solicitado exponer en un artículo, la opinión que, espontáneamente, he expresado en la conversación.

Ver más

La unificadora consigna de “cero tolerancia a la corrupción” no basta, pues diferimos sobre los caminos para alcanzar la sociedad ideal.

Ver más

En mis artículos anteriores afirmé que suponía que estamos de acuerdo que para construir la república debemos basarnos en los principios republicanos declarados por los revolucionarios de la Ilustración: Libertad, igualdad y fraternidad.

Ver más

El 19 de noviembre los chilenos acudirán a las urnas. Si ningún candidato obtiene más del 50% de los sufragios, los dos más favorecidos (de un total de ocho) volverán a aspirar el 17 de diciembre.

Ver más

La terrorífica experiencia que vivieron los trabajadores y directivos de Telefónica en los últimos días debiera llevarnos a todos a la reflexión sobre las consecuencias que tienen las decisiones que tomamos y cómo, muchas veces...

Ver más

Presentado por Human Rights Watch, Carrera contra el tiempo. Cómo el poder judicial de Guatemala pone en riesgo la lucha contra la impunidad, noviembre 2017, merece un detenido estudio y –por supuesto—amerita una crítica balanceada.

Ver más

Antes que termine el mes debe aprobarse por parte de los diputados del Congreso de la República el proyecto de Presupuesto para el 2018 presentado por el Ministro de Finanzas Públicas.

Ver más

Es poco lo que se puede decir sobre la corta vida de Ludvin Bernal Tiul Chacach, un niño que murió en inhumanas circunstancias con apenas 4 años de edad, a causa de la indulgencia de los gobernantes con los delitos anunciados ¡y perpetrados! por los dirigentes de la organización criminal CODECA. 

Ver más

Hay un cuento de García Márquez, titulado Algo muy grave va a suceder en este pueblo, y empieza así: Imagínese usted un pueblo...

Ver más

Nuestro país se está acercando peligrosamente al despeñadero y la mayor parte de personas parece...

Ver más

Es necesario que sean los ideólogos más preclaros y los hombres o mujeres públicos más competentes, quienes ejerzan ese liderazgo.  Hay que cambiar las cosas

Ver más

Insisto: nuestro derecho padece una gravísima omisión, cual es que si bien el Código Penal –ley ordinaria que es...

Ver más