1. Inicio
  2. Topicos de Actualidad
  3. Análisis del Destino del Gasto Público. Período del 2014 al 2017

20 de noviembre, 2018

Análisis del Destino del Gasto Público. Período del 2014 al 2017

307

CEES

Cada año, entre el 2 de septiembre y 30 de noviembre, la Constitución Política de la República establece que el Organismo Legislativo debe analizar la forma en que se aprobará el Presupuesto General de Ingresos y Egresos del Estado. Es justamente en ese período que por lo regular toma auge en los medios de comunicación, la cobertura sobre la forma en que se aprobará el presupuesto, o bien, como en el caso del presente año, que se decide no aprobar y continuar con el que fue aprobado para el ejercicio fiscal anterior.

Sin embargo, la mayoría de noticias que surgen sobre el presupuesto se centran en comparar las asignaciones que una institución tuvo con relación al año anterior, o bien, en el caso de querer profundizar en el análisis, se evalúa el porcentaje de ejecución institucional. No obstante, pocas veces se ha profundizado en el destino real de los recursos, en la conformación del presupuesto de las instituciones, así como los principales rubros que consumen la mayor parte de los recursos públicos.

Al respecto, la primera pregunta que surge es, en qué se deberían de utilizar los recursos con que cuenta el Gobierno. En este sentido, debemos iniciar indicando que la Constitución de la República establece que el Estado de Guatemala debe proteger a la persona y a la familia, garantizando a los habitantes la vida, la libertad, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo integral de la persona.

Bajo este contexto, se puede debatir sobre el hecho que el Gobierno debe constituirse con el objetivo exclusivo de garantizar la justicia y la seguridad. Sin embargo, tomando en cuenta que la Carta Magna establece funciones muy específicas para el Estado, como las indicadas, la prestación de educación y salud, infraestructura vial, entre otras, se entendería que el gasto público esté orientado con el objetivo de garantizar el cumplimiento de lo indicado en la Constitución.

En función de lo descrito, una revisión del presupuesto de egresos nos podrá demostrar si el Gobierno realmente orienta los recursos hacia garantizar el cumplimiento de sus obligaciones, o bien, existe otra serie de gastos en los cuales se esté consumiendo el dinero que se obtiene de los tributarios.

En este sentido, el análisis al gasto público se dividirá en cuatro grandes temas, el primero será la Justicia y Seguridad, el segundo es el gasto destinado a Programas Sociales, entre los que se encuentra la prestación de salud y educación, construcción de infraestructura y lo que se destina a otros gastos.

Gasto Público destinado a Justicia y Seguridad

Bajo las premisas de la concepción de un Estado reducido, se considera que estas deberían ser las únicas funciones atribuibles a dicho ente abstracto, de tal cuenta, se entendería que todo o una considerable proporción del presupuesto sea destinada a cumplir con las mismas, ya que, en la medida que un Gobierno sea capaz de garantizar la vida, la libertad y la propiedad de las personas, a través de proveer justicia y seguridad, los individuos serán capaces de proveerse por sí mismos educación, salud, recreación y demás necesidades.

En función de lo descrito, para poder determinar cuánto del presupuesto del Estado se destina a proveer de justicia y seguridad, es necesario identificar, en primera instancia, cuáles son las instituciones públicas encargadas de proveer dichos servicios. En este sentido, es importante hacer una distinción, por un lado se encuentras las Entidades de la Administración Central, que corresponde a los Ministerios y Secretarías, que forman parte del Organismo Ejecutivo; y, por otro lado se encuentran las instituciones que se denominan descentralizadas o autónomas.

La razón principal de hacer esta distinción radica en el hecho que el presupuesto de las instituciones de la Administración Central es el que ha elaborado el Organismo Ejecutivo y ha aprobado el Congreso de la República, mientras que en el caso de las entidades descentralizadas o autónomas, su presupuesto se encuentra conformado por los recursos que por ley debe trasladar el Organismo Ejecutivo para su funcionamiento, pero además cuentan con otros recursos, los cuales no forman parte del Presupuesto General de Ingresos y Egresos, pero que financian funciones de dichas instituciones.

En este caso, las instituciones de la Administración Central, cuya función es brindar estos servicios son: el Ministerio de Gobernación, que de acuerdo con la Ley del Organismo Ejecutivo, es la institución encargada de mantener la paz, el orden público, la seguridad de las personas y sus bienes, así como garantizar sus derechos; el Ministerio de la Defensa Nacional, cuyas funciones radican en defender la soberanía y la integridad del territorio nacional; la Procuraduría General de la Nación, que entre sus funciones tiene la defensa y protección de niños, adolescentes, mujeres, adultos mayores.

Con relación a las entidades descentralizadas o autónomas, las encargadas de brindar justicia y seguridad son: Organismo Judicial, Ministerio Público, Corte de Constitucionalidad y el Instituto de la Defensa Público Penal.

Al analizar el comportamiento del presupuesto de las instituciones de la Administración Central podemos observar que a lo largo de cada ejercicio fiscal se ha modificado el presupuesto asignado. Esto significa que las instituciones no terminan el año con el mismo monto de presupuesto que se les aprobó al inicio del ejercicio.

Bajo este contexto se puede visualizar que para 2014 las modificaciones fueron a la baja, reduciendo el presupuesto en Q60.7 millones, específicamente en los Ministerios de Gobernación y de la Defensa. Para 2015 el comportamiento fue diferente, ya que se incrementó el presupuesto en Q50.3 millones, de los cuales Q47.0 millones fueron para Gobernación y Q3.3 millones para la Defensa. En 2016 se dio un incremento aún mayor, ya que del total asignado inicialmente, se procedió a dar un incremento de Q433.4 millones, siendo el más beneficiado el Ministerio de la Defensa con Q213.1 millones, mientras que Gobernación recibió un incremento de Q206.9 millones y la PGN Q13.5 millones.

En 2017 lo que se observa es un recorte únicamente a Gobernación, por
Q415.7 millones, mientras que al Ministerio de la Defensa se le incrementó el presupuesto en Q173.3 millones y a la PGN en Q19.7 millones.

Si revisamos el nivel de ejecución institucional, nos podremos dar cuenta que en algunos casos, como en las ampliaciones de Gobernación de 2015 y 2016, así como en la del Ministerio de la Defensa de 2015, se evidencia que no eran necesarias, ya que, al comparar el nivel de ejecución con el presupuesto asignado, se puede visualizar que el monto devengado no sobrepasó el monto inicial. Prueba de ello se observa al comparar la ejecución final respecto al presupuesto aprobado, en donde Gobernación ejecutó el 86.4% y 93.0% del techo inicial para 2015 y 2016 respectivamente, mientras que el Ministerio de la Defensa utilizó el 92.0%.

El objetivo de hacer estas referencias radica en evidenciar que las modificaciones presupuestarias realizadas no eran necesarias, ya sea porque la institución no lo requería o porque realmente no tenían la capacidad de ejecución.

Ahora bien, si analizamos específicamente la forma en que las instituciones han hecho uso de sus recursos, observamos en primer lugar que en el presupuesto de egresos se han destinado Q8,579.2 millones, Q8,757.9 millones, Q10,177.9 millones y Q10,779.7 millones, para los años comprendidos entre 2014 y 2017, respectivamente. Dichas cifras reflejan un incremento constante, evidenciando un aumento considerable de más de mil millones para 2016.

Si bien estas cifras corresponden a los gastos devengados por el Ministerio de Gobernación, Ministerio de la Defensa, Procuraduría General de la Nación, en el caso del Organismo Judicial, Ministerio Público, Corte de Constitucionalidad, Instituto de la Defensa Público Penal, la Secretaría Ejecutiva de la Instancia Coordinadora del Sector Justicia y el Instituto Nacional de Ciencias Forenses, únicamente se está contemplando el aporte que se les realiza a través de Obligaciones del Estado a Cargo del Tesoro, por lo que el monto podría ser levemente superior al indicado.

Del total descrito, aproximadamente el 43.6% corresponde al presupuesto devengado por el Ministerio de Gobernación, mientras que el 21.2% al Ministerio de la Defensa, 18.5% al Organismo Judicial, 13.4% al Ministerio Público, lo cual implica que estas entidades canalizan el 96.6% de los recursos utilizados en justicia y seguridad, mientras que el resto de las instituciones devengan aproximadamente el 3.4%.

A primera instancia, estos datos indicarían que una considerable fracción del presupuesto es destinada a garantizar la justicia y seguridad de la población, sin embargo, lo verdaderamente importante es analizar de qué forma se están utilizando los recursos devengados por cada una de las instituciones en referencia, ya que, independientemente del total devengado, si los recursos se distribuyen en gastos superfluos, no tendrán el impacto esperado en la población. De esta cuenta, a continuación se presentará el detalle de los principales rubros ejecutados.

Ministerio de Gobernación

Como se indicó anteriormente, el presupuesto asignado para cada ejercicio fiscal se modificó y la institución no concluyó el año con el mismo presupuesto inicial. De tal cuenta tenemos que se han tenido incrementos de hasta Q200.0 millones, como el efectuado en 2016, pero también reducciones de hasta Q415.7 millones como en 2017.

Estas variaciones hacen dudar respecto a una adecuada programación presupuestaria, tanto por parte de la institución, como por la conformación total del Presupuesto General, ya que hacer reducciones a la entidad encargada de la seguridad interna, por Q36.7 millones y Q415.7 millones, hace pensar que inicialmente el monto asignado a la institución era innecesario, y por otra parte, haber efectuado incrementos por Q47.0 millones y Q206.9 millones, pero no haber ejecutado ni siquiera el 100.0% del monto inicial, hacen ver que los incrementos no se justifican.

Adentrándonos en la conformación del presupuesto de la institución, sus asignaciones se pueden dividir en 10 programas, los cuales se pueden comprender como la división del presupuesto en función de los objetivos que tiene por cumplir la institución, por ejemplo, se tiene el programa que se denomina “servicios de seguridad a las personas y su patrimonio”, actividad fundamental para justificar la existencia de la institución.

En función de lo descrito, el Ministerio de Gobernación distribuye su gasto en aproximadamente el 76.0% de su presupuesto para el programa
11 – Servicios de seguridad a las personas y su patrimonio; dentro del cual se encuentra contenido el presupuesto utilizado por la Policía Nacional Civil, el 10.0% al programa 12 – Servicios de custodia y rehabilitación de privados de libertad; comprendido por el gasto destinado al sistema penitenciario. El 14.0% se distribuye en el resto de programas, entre los que se encuentran las actividades de apoyo, los servicios migratorios y de extranjería, gobierno departamental, reconstrucción N7; el cual surge con el objetivo de reconstruir las estaciones policiales que se vieron afectadas por los terremotos en San Marcos; y, el programa de partidas no asignables a programas, en el cual se consignan los aportes que realiza el Ministerio de Gobernación, hacia otras entidades u organizaciones.

Si tomamos en cuenta la composición del presupuesto institucional, a nivel de grupos de gasto, los cuales especifican el destino de los recursos, se puede observar que más de 2/3 del total devengado por la entidad tiene como objetivo el pago de Grupo 0 – Servicios Personales, lo cual obedece principalmente al pago del personal que pertenece a la Policía Nacional Civil.

De esta cuenta, se puede observar que el presupuesto institucional ha crecido de 2014 a 2017 a una tasa promedio de 3.3%, mientras que el pago Grupo 0 lo hace a una tasa de 11.1% y, siendo aún más específicos, la nómina del personal que responde al Programa 11 – Servicios de seguridad a las personas y su patrimonio, lo hace a una tasa de 12.2%, esto si hablamos únicamente del personal que se encuentra contratado bajo la modalidad de empleados permanentes, incluyendo sus complementos.

Al respecto es interesante observar como la tendencia de crecimiento, entre el gasto relacionado con el pago de salarios del personal permanente, y el aumento en el número de empleados es contraria, ya que, entre 2014 y 2015 el presupuesto gastado se incrementó en 7.3%, el número de empleados creció en 17.5%, mientras que para 2015 el gasto aumentó en 15.3% y la cantidad de personal solamente creció en 6.7%. Esta tendencia permanece para 2017, cuando el gasto crece en 13.4% y las contrataciones solamente en 4.9%.

La justificación de esto radica en el hecho que, aunque los salarios se incrementen por contar con mayor número de personal, los renglones que presionan el aumento en el gasto público son los que corresponden a los complementos salariales, lo cual implica que la institución ha otorgado incrementos salariales bajo la figura de bonos laborales.

En contraparte, uno de los grupos de gasto que evidencia reducción en su ejecución, corresponde al Grupo de gasto 1 Servicios no personales, el cual de 2014 a 2015 disminuyó su ejecución en 3.4%, mientras que para 2016 y 2017 lo hizo en 4.2% y 20.5% respectivamente. Esta situación obedece principalmente al hecho que el Ministerio redujo su gasto en arrendamiento de edificios y equipo, mantenimiento y reparación de medios de transporte, así como el pago de seguros y fianzas.

Al respecto llama poderosamente la atención el hecho que es una constante noticia la falta de vehículos para que la PNC pueda movilizarse, por lo que no se encuentra justificación en el hecho que sea justamente el renglón de gasto relacionado con la reparación y mantenimiento de vehículos, el que sufra una reducción en su ejecución.

Otro de los grupos que muestran una tendencia a la baja en su gasto, corresponde al Grupo de gasto 2 Materiales y suministros, el cual ha ido disminuyendo en 3.4%, 4.2% y 20.5% a partir de 2015. A lo interno de este grupo surge información que puede apreciarse como contradictoria, ya que, como se indicó en el grupo 1 se redujo el mantenimiento y reparación de vehículos, mientras que en este grupo se apuntala con la disminución en el gasto de combustible, pero al mismo tiempo se incrementa la adquisición de neumáticos y la compra de accesorios y repuestos en general, con relación a 2016.

Por aparte, otro de los renglones que muestran una caída en su ejecución, corresponde a la adquisición de alimentos, renglón bajo el cual se registra la compra de las raciones de comida que otorga el sistema penitenciario, así como los alimentos que se dan a los miembros de la Policía Nacional Civil.

De esta cuenta, es llamativo observar cómo se disminuyen renglones de gasto prioritarios para el funcionamiento de las fuerzas de seguridad, mientras que gastos como la adquisición de papel, cartón y otros productos de artes gráficas se incrementaron de 2016 a 2017.

Otro de los grupos de gasto que se ha incrementado en los últimos 2 años, es el relacionado con las transferencias corrientes que realiza la institución. De esta cuenta, para 2016 el gasto en estos renglones sufrió un aumento del 93.9% con relación a 2015, mientras que en 2017 se incrementó en 74.8%.

La principal razón del aumento para 2016 radica en haber realizado un gasto de Q37.2 millones en indemnizaciones al personal, lo cual implicó un incremento de Q32.0 millones respecto a lo utilizado para el mismo concepto en 2015. Con relación a 2017, este gasto vuelve a disminuir a Q13.0 millones, sin embargo, el incremento obedece a efectuar mayores movimientos en las erogaciones por becas de estudio en el interior y por haber otorgado un aporte de Q88.0 millones al Departamento de Estado de Estados Unidos.

Al respecto, es oportuno indicar que, si bien el Ministerio refleja aportes a entidades externas entre Q6.0 y Q9.0 millones al año, con excepción del aporte extraordinario que se indicó, llama la atención que realice aportes por Q0.9 millones a una entidad denominada Comité permanente pro-festejos de la Independencia Nacional, así como un aporte de Q5.7 millones a la Comisión Nacional para el seguimiento y apoyo al fortalecimiento de la justicia, y más recientemente Q9.5 millones para la Asociación Grupo Guatemalteco de Mujeres.

Finalmente, se puede resumir que el Ministerio de Gobernación destina la mayor parte de su presupuesto al pago de salarios, lo cual es entendible dado que para dar cumplimiento a prestar el servicio de seguridad a la población, se requiere gran cantidad de personal; de acuerdo con los registros del Ministerio la PNC cuenta 38,074 miembros de la fuerza policial. No obstante, es importante indicar que no es suficiente con poder cubrir el pago de la nómina, también es necesario poder proporcionar los insumos adecuados para que puedan proporcionar los servicios adecuados. De esta cuenta, es contraproducente observar cómo se ha dejado de priorizar el gasto en el mantenimiento de los vehículos de transporte del Ministerio, así como en la alimentación.

Ministerio de la Defensa Nacional

Partiendo del mandato legal del Ministerio, el cual establece que es la institución encargada de velar por la soberanía y la integridad del territorio nacional, el presupuesto de la Defensa se encuentra compuesto por 10 categorías programáticas, concentrando alrededor del 86.0% en 4 programas.

Bajo este contexto, el 36.0% se ejecuta en el programa 11 Defensa a la soberanía e integridad territorial, el cual contiene el gasto de las unidades terrestres, aéreas y marítimas, del ejército nacional. En segundo lugar, el programa 1 Actividades centrales, ejecuta el 24.0% del presupuesto institucional, en este se desarrollan las actividades de planificación y servicios de apoyo, para el funcionamiento institucional.

En tercer y cuarto lugar con 13.0% cada uno, los programas
3 Actividades comunes, en el cual se encuentran contemplados los gastos por los servicios de educación y de salud que presta el Ministerio, y el programa 12 Prevención de hechos delictivos contra el patrimonio, en el cual se registran los gastos por apoyo a la seguridad ciudadana, a través de las fuerzas combinadas.

En cuanto a la distribución a nivel de grupos de gasto, se repite el patrón respecto a que el mayor gasto se concentra en el pago del Grupo 0 Servicios personales, lo cual es entendible dado que para cumplir con la protección del territorio se necesita de gran número de personal. De esta cuenta, los gastos en este grupo absorben aproximadamente el 69.0%.

Respecto al crecimiento de este grupo de gasto, se observa una desaceleración, ya que en 2015 creció en 11.2%, pero en 2016 solamente aumentó en 2.9% y para 2017 se redujo en 3.2%. Esta tendencia se justifica por la reducción en el pago de salarios y complementos del personal permanente, los cuales disminuyeron para 2017 en más o menos Q40.0 millones.

Otro de los grupos de gasto que muestran una contracción en su ejecución es el Grupo 1 Servicios no personales, el cual contiene desde el pago de servicios básicos para el funcionamiento de las instalaciones, hasta la contratación de otros servicios no personales. Para el año 2015, el gasto de estos renglones se redujo en 20.6%, mientras que para 2016 y 2017 se contrajo en 45.7% y 5.1% respectivamente.

Esta tendencia obedece principalmente a disminuciones en los gastos de energía eléctrica, pago de telefonía y una reducción considerable en el rubro de viáticos al exterior, el cual, para 2015 fue de Q24.0 millones, mientras que para 2016 y 2017 fue de Q3.7 millones y Q2.2 millones respectivamente, lo cual justifica el comportamiento indicado.

Con relación a los gastos del Grupo 2 materiales y suministros, en los cuales, como se indicó anteriormente, se concentran los renglones que contribuyen en el funcionamiento para la prestación de los servicios, así como en la adquisición de insumos prioritarios, se observa un repunte de 12.5% para 2017, mientras que en 2015 y 2016 había reflejado una reducción de 14.2% y 14.5% respectivamente.

Las disminuciones obedecen a que en 2015 y 2016 el Ministerio decidió reducir el gasto en alimentos para personas y alimentos para animales, situación que también se observa en la adquisición de combustibles y lubricantes para los vehículos. En contraparte, el incremento de 2017 se derivó de haber efectuado un gasto mayor en prendas de vestir, hilados y telas, así como en accesorios y repuestos en general, renglón en el que se refleja el mayor incremento, ya que pasó de devengar
Q10.7 millones en 2016, a utilizar Q28.4 millones en 2017, implicando un incremento de 165.5%.

Dentro del presupuesto del Ministerio de la Defensa Nacional, llama poderosamente la atención el hecho que los gastos relacionados con la adquisición de propiedad, planta, equipo e intangibles, se ha visto incrementado considerablemente, ya que entre 2014 y 2015 los gastos fueron de Q19.1 millones y Q5.1 millones, respectivamente, mientras que para 2016 estos ascendieron a Q270.9 millones y para 2017 se posicionaron en Q96.3 millones.

La justificación de 2016 radica en el hecho que el Ministerio devengó
Q256.3 millones bajo el concepto de adquisición de equipo militar y de seguridad, mientras que en 2017 se devengaron Q58.2 millones en compra de maquinaria y equipo para la construcción y Q28.8 millones para adquisición de otras maquinarias y equipos.

Otro hecho llamativo es el incremento de 82.4% que tuvieron las transferencias corrientes del Ministerio en 2016, ya que de un presupuesto devengado de Q92.6 millones en 2014, se pasó a Q65.5 millones en 2015 y a Q119.4 millones en 2016, lo cual aumentó en 3.0% para 2017, por lo que llegó a Q122.9 millones.

Esto se debe al hecho que en 2016 se otorgó un aporte de Q82.7 millones para el Instituto de Previsión Militar (IPM) y un aporte de Q13.4 millones para la constitución de un Fondo Privativo de la Dirección General de Finanzas del Ministerio de la Defensa Nacional. Esta misma situación se observó para 2017, en donde el aporte al IPM fue de Q93.2 millones y el Fondo Privativo se constituyó con Q18.3 millones.

En resumen, se observa que el presupuesto de egresos del Ministerio de la Defensa, se utiliza aproximadamente en 83.0% para el pago de salarios y adquisición de suministros. Mientras que el resto de recursos representan el 17.0%, en donde se contemplan gastos como la adquisición de equipo de construcción, equipo militar, aportes al IPM, la constitución del Fondo Privativo que se indicó.

Procuraduría General de la Nación

Si bien esta institución es la encargada de representar y defender los intereses del Estado, en todos los juicios a nivel nacional e internacional en que fuere parte, también tiene la función de representar a menores, mientras no tengan personero legítimo y, además, preside el Sistema de Alerta Alba-Keneth.

En este sentido, la estructura programática de la institución está conformada por 4 programas, de los cuáles al programa 1 Actividades centrales le compete realizar las actividades que permitan el funcionamiento de la institución y utiliza aproximadamente el 35.3% del presupuesto, el programa 11 Representación y defensa de los intereses del Estado el cual se conjunta con el programa 12 Consultoría y asesoría del Estado, los cuales representan el 33.9% y 4.5% respectivamente, mientras que el programa 13 Protección de los derechos de la familia representa el 26.2% de los gastos institucionales.

Analizando la composición de las categorías programáticas, se puede decir que la mayor parte del presupuesto de la institución se encuentra orientada hacia la representación legal de los intereses del Estado, lo cual se entiende dado el mandato legal que da vida a la institución. Sin embargo, es oportuno llamar a la reflexión sobre si es función de esta dependencia, la protección de niños, adolescentes, adultos mayores, mujeres y personas con capacidades diferentes, ya que, tal y como se indicó, la prioridad en su accionar se observa hacia otras funciones.

Al observar el comportamiento de los gastos de la institución, se visualiza que de 2014 a 2017 refleja una tendencia constante de crecimiento, en donde para 2016 se incrementó el gasto en 10.5% y para 2017 aumentó en 34.8%.

Si tomamos en cuenta la forma en que han gastado los recursos a nivel de grupos de gasto, se observa que los Servicios personales reflejan la misma tendencia al alza, inclusive alcanzando un incremento del 44.3% para 2017. Esto es relevante ya que dichos gastos representan aproximadamente el 66.0% del presupuesto institucional.

Esto quiere decir que 2/3 de los egresos se destinan al pago de salarios y sus complementos y el comportamiento creciente para 2017 se deriva de un aumento considerable del 185.5% en la contratación de personal bajo el renglón 029 Otras remuneraciones de personal temporal, lo cual es sumamente llamativo ya que de 2014 a 2016 se estaban devengando alrededor de Q10.0 millones anuales en este rubro, mientras que en 2017 ascendió a Q30.1 millones.

En el caso del grupo de gasto de servicios no personales, tienen un crecimiento de 6.9%, 6.3% y 9.7% para los años de 2015 a 2017. Lo llamativo de este comportamiento se encuentra en el renglón de gastos 158 Derechos de bienes intangibles, que tal y como lo indica el Manual de Clasificaciones Presupuestarias, corresponde al pago de derechos por el uso de patentes, propiedades literarias, incluyendo licencias de software.

Tomando en cuenta lo descrito, llama la atención el hecho que en este renglón se observe un gasto de Q30.0 mil en 2014 y 2015, mientras que en 2016 se incrementa a Q807.2 mil y para 2017 asciende a Q1.1 millones, lo cual, si tomamos en cuenta que es por concepto de pago de licencias de software y suscripciones a portales de internet, que al parecer no eran necesarios en otros años, llama a la reflexión sobre si debemos considerar esto como un gasto completamente innecesario.

Aunado a lo descrito, es llamativo observar cómo los gastos en propiedad, planta, equipo e intangibles, se incrementaron ya que en 2014 se ejecutaron Q0.9 millones y en 2015 disminuyó a Q0.09 millones, mientras que para 2016 se incrementó a Q3.7 millones y tuvo un nuevo incremento para 2017, llegando a un gasto de Q6.0 millones.

Estos incrementos obedecen a que, tal y como lo indican los registros de Sicoin, en 2016 se devengaron Q1.7 millones para adquisición de equipos de transporte y Q1.5 millones para equipo de cómputo. En 2017 sucede algo similar, ya que se utilizan Q1.1 millones para equipo para comunicaciones y Q3.5 millones más para equipo de cómputo.

Esta situación es llamativa, ya que el Ministerio de Finanzas Públicas emitió una serie de Oficios Circulares, en donde se establecía la prohibición de adquisición de equipos de cómputo y vehículos, sin embargo, como se indicó, la PGN utilizó recursos para adquirir ambos equipos.

Organismo Judicial

Como se indicó anteriormente, el presupuesto de esta institución se encuentra financiado en parte por el aporte que realiza el Organismo Ejecutivo y por otro lado por los ingresos que percibe como privativos, tal es el caso de los ingresos propios que perciben, así como los recursos que provienen de la aplicación de la ley extinción de dominio.

En función de lo descrito, se puede decir que el Organismo Judicial financia su presupuesto en aproximadamente el 84.0% con el aporte que realiza el Organismo Ejecutivo y 16.0% con ingresos privativos, lo cual implica que es totalmente dependiente de estas transferencias.

A nivel de estructuras presupuestarias, el Organismo Judicial cuenta con 8 programas, de los cuales 3 absorben el 78.0% de los gastos: Actividades centrales 36.1%; Atención a juzgados de primera instancia 25.9%; y, Atención a juzgados de paz 15.8%. El resto de programas representan el 22.0%: Actividades comunes 6.9%; Atención a salas de apelaciones 6.0%; Servicios de la Corte Suprema de Justicia 5.7%; Partidas no asignables a programas 3.1%; y, Servicios del Consejo de la Carrera Judicial 0.5%.

Continuando con el análisis de la utilización de los recursos, si nos centramos en el aporte que realiza el Organismo Ejecutivo, observamos que el 93.8% de estos ingresos se destinan para financiar el pago de sueldos y salarios, mientras que el restante 4.2% contribuye en el pago de bienes y servicios, así como la adquisición de insumos y el traslado de recursos a organismos internacionales.

Del total del gasto del grupo 0, el 71.5% corresponde al pago del personal permanente y sus respectivos complementos salariales. Al respecto, se observa que estos gastos crecieron en 11.2% y 10.4% para 2015 y 2016 respectivamente, mientras que en 2017 el aumento no fue significativo (0.1%).

La razón principal del comportamiento de este grupo radica en el aumento en los complementos salariales, ya en algunos años los renglones correspondientes han crecido en 25.0%, inclusive en 2016 el complemento por antigüedad se incrementó en 109.4%. De igual forma, los datos para 2017 se justifican en el hecho que en ese año el complemento por antigüedad se redujo en 41.6%, lo cual equilibró el crecimiento en otros renglones.

Con relación al comportamiento del grupo de servicios no personales, se visualiza que a partir de 2015, los recursos provenientes de la Administración Central, financiaron un monto mayor en este rubro de gastos, ya que en 2014 únicamente cubrieron Q2.1 millones, mientras que de 2015 a 2017 cubrieron aproximadamente Q37.6 millones por año.

Algo que se pudo observar, del análisis del comportamiento del gasto de los aportes que realiza el Organismo Ejecutivo, es el hecho que estos se incrementaron en 15.4% cada año en 2015 y 2016, mientras que en 2017 el aumento fue de 7.7%. Sin embargo, el comportamiento del gasto no justifica el incremento en los aportes realizados, ya que la institución cada año ejecuta menos porcentaje del total que se les ha trasladado.

De esta cuenta, en 2014 ejecutaron únicamente el 98.7%, mientras que en 2016 y 2017 el total devengado representó el 93.4% y 89.1% respectivamente, lo cual demuestra que el Organismo Judicial ha dejado de ejecutar aproximadamente Q324.0 millones en estos 4 años, los cuales forman parte de los saldos de caja de la institución.

Al incluir el total de las fuentes de financiamiento con que cuenta la institución, se puede observar que el 86.6% corresponde al pago de servicios personales, mientras que el 6.4% se destina a cubrir servicios no personales.

Respecto a estos últimos, sobresale el hecho que el Organismo Judicial gasta al año Q47.7 millones en arrendamiento de edificios, así como Q9.8 millones anuales en concepto de viáticos.

Otro tema a resaltar es el gasto que ha hecho la institución en tema de indemnizaciones al personal, ya que entre 2014 y 2017 ha devengado Q259.2 millones por este concepto. De igual forma, ha pagado Q25.4 millones por concepto de vacaciones por retiro.

Finalmente es importante indicar que durante los cuatro años de análisis, se observa que el Organismo Judicial ha adoptado como política incrementar el presupuesto de los servicios personales, mientras que la adquisición de insumos y pago de servicios no personales, se han recortado de manera constante.

Ministerio Público

De acuerdo con los registros de Sicoin, se observa que el aporte que realiza el Organismo Ejecutivo se ha incrementado cada año, inclusive, en 2016 el aumento representó el 58.1% con relación al año anterior, lo cual implicó un incremento de Q573.7 millones.

Con relación al uso de los recursos, se observa que el Ministerio Público no ha devengado la totalidad del aporte trasladado, sin embargo, las cifras demuestran que a mayor aporte, menor porcentaje en su ejecución (2014 – 96.4%; 2015 – 94.6%; 2016 – 91.1%; 2017 – 86.3%).

En cuanto a las categorías programáticas que conforman el presupuesto institucional, el 54.8% se devenga en el programa 11 Persecución penal pública; el 29.7% en el programa 1 Actividades centrales; y, el 15.5% en otros programas, entre los que se encuentra la investigación y protección a testigos, el programa de apoyo al sector justicia, entre otros.

Respecto al presupuesto devengado por grupos de gasto, el 78.9% se utiliza en el pago de servicios personales. Este grupo de gasto ha evidenciado un crecimiento constante, dando un salto considerable en 2016, mismo año en el que se incrementó el aporte que realiza el Organismo Ejecutivo. Esto significa que en 2014 el grupo 0 financiado con recursos de la Administración Central ascendían a Q674.4 millones, mientras que para 2017 se devengaron Q1,242.6 millones.

La razón de este incremento obedece a que el renglón 011 Personal permanente ha crecido constantemente, pasando de Q304.9 millones en 2014 a Q533.3 millones en 2017. De igual forma, el renglón 029 Otras remuneraciones de personal temporal, ha pasado de Q4.8 millones en 2014 a Q15.8 millones en 2017. Esto implica que el Ministerio Público ha optado por aumentar el número de personal que labora en la institución, razón por la cual se ha incrementado el pago de los servicios personales.

En cuanto a los servicios no personales, se observa un descenso en el pago de viáticos, ya que en 2014 se utilizaron Q25.6 millones para pago de los mismos, mientras que en 2017 se redujeron a Q15.2 millones. Caso contrario sucede con el pago de alquileres de edificios y de equipo de oficina, ya que en 2014 se pagaron Q15.7 millones, mientras que en 2017 ascendió a Q26.1 millones. Esto demuestra un comportamiento interesante, ya que, un incremento en el pago de alquileres se entiende por la contratación de más personal, sin embargo, pese a tener más empleados, menos reciben pago de viáticos, de allí que se evidencie también el crecimiento en el renglón de gasto 029, ya que el personal bajo dicho rubro no cuenta con este tipo de beneficios.

En el caso de la adquisición de suministros, 2 de los renglones que más se han incrementado son los relacionados con el pago de combustible y la compra de accesorios y repuestos en general. De esta cuenta observamos que en el caso de los combustibles, se ha pasado de devengar Q6.7 millones en 2014 a Q11.9 millones en 2017, mientras que los repuestos se incrementaron de Q3.2 millones en 2014 a Q11.2 millones en 2017.

Otro de los grupos de gasto que más incrementos ha tenido es el 300 Propiedad, planta, equipo e intangibles, el cual en 2015 se incrementó en 142.1%, provocado por una inversión de Q31.2 millones en adquisición de equipo de cómputo y Q11.1 millones en equipo de transporte. De igual forma, en 2016 se incrementó en 39.0% el gasto en este grupo de gasto, impulsado por una nueva adquisición de equipo de cómputo por Q28.0 millones y Q25.5 millones en transporte. Este comportamiento se repite nuevamente en 2017, en donde el equipo de cómputo gastado fue de Q23.4 millones y el de transporte fue de Q18.2 millones.

Como resultado de estas operaciones, se visualiza que de 2014 a 2017 el Ministerio Público ha utilizado, en recursos provenientes del aporte de la Administración Central, Q67.8 millones para compra de vehículos y Q86.7 millones en equipo de cómputo.

Otro tema llamativo sobre el presupuesto del Ministerio Público radica en el hecho que a medida que se incrementó el aporte de la Administración Central, dejó de utilizar los recursos privativos que percibe por otra vía. Esto significa que en 2014 el aporte del Organismo Ejecutivo financiaba únicamente el 81.7% del presupuesto del MP, mientras que para 2017 financió el 99.5%, año en el que, por ejemplo, se percibieron Q21.1 millones por concepto de Extinción de Dominio, sin embargo, de acuerdo con los registros de Sicoin, se observa que en dicho año no se ejecutó ningún gasto con esa fuente de financiamiento.

Corte de Constitucionalidad

A nivel de estructura presupuestara, esta institución reporta un único programa, el cual se denomina Defensa del orden Constitucional. En cuanto a las fuentes que financian el presupuesto de esta entidad, se observa que además del aporte que recibe de la Administración Central, cuenta con recursos propios, que corresponden al cobro que realiza por cuenta propia, así como donaciones que se trasladan directamente a la entidad.

Adicionalmente, también se observa que el aporte del Organismo Ejecutivo se ha incrementado, ya que en 2014 se trasladaron Q86.9 millones y en 2017 este ascendió a Q140.0 millones. Asimismo, se puede visualizar que en la medida que el aporte se incrementó, también disminuyó el uso de otras fuentes de financiamiento, de tal forma que para 2014 estos recursos financiaban el 84.1% del presupuesto, mientras que en 2017 financiaron el 98.9%, lo cual implica que la Corte de Constitucionalidad dejó de utilizar sus recursos propios, sin embargo, continúa percibiéndolos, sin darles uso.

Con relación al aprovechamiento del aporte que realiza el Organismo Ejecutivo, se visualiza que la institución tampoco hace uso en su totalidad de los mismos, ya que en 2014 utilizó únicamente el 80.4%, en 2015 el 97.7%, 2016 el 81.0% y 2017 el 69.5%. Este hecho hace cuestionar sobre la necesidad de recursos que tiene la Corte, ya que por un lado no utiliza el monto total que se le traslada y de igual forma no utiliza los ingresos propios que percibe.

Respecto al uso del presupuesto por grupo de gasto, el 93.9% se utiliza para el pago de servicios personales, principalmente de los trabajadores contratados bajo el renglón de gasto 011 Personal permanente y sus respectivos complementos. En este sentido, se puede observar que en 2017 se dio un incremento de 17.1% en el grupo de gasto, principalmente por un aumento de Q7.2 millones en el renglón 011, lo cual implica un aumento en el personal de la institución.

En el caso de los servicios no personales, estos representan aproximadamente el 2.6% del presupuesto utilizado, en donde los rubros que más presupuesto han devengado de 2014 a 2017 son el pago de telefonía, que en dicho período ha ascendido a Q1.1 millones y el rubro de impresión, encuadernación y reproducción por Q1.4 millones.

Uno de los grupos que se vio incrementado considerablemente a partir de 2016 fue el correspondiente a las transferencias corrientes, ya que se ejecutaron Q2.4 millones y Q3.0 millones respectivamente para 2016 y 2017, derivado de un proceso de indemnización de personal que se dio en dichos años.

Instituto de la Defensa Pública Penal

A nivel de estructura presupuestaria, el presupuesto de esta institución se ejecuta principalmente en el programa 11 Defensa pública de procesos penales, con el 62.0% de los gastos totales. El 29.0% corresponde a las actividades centrales y el restante 9.0% corresponde a la asistencia gratuita a víctimas de violencia y al programa de apoyo al sector justicia penal.

Con relación al aporte que le realiza la Administración Central, este ha pasado de Q136.2 millones en 2014 a Q205.0 millones en 2017, lo cual implica un aumento de 50.6% en dicho período. Respecto al total de los recursos que forman parte del presupuesto de la entidad, estos aportes han representado el 99.0% del mismo, lo cual implica que, pese a contar con ingresos propios, la institución no los está utilizando para financiar sus gastos.

Respecto a la distribución por grupo de gasto, el 81.0% del presupuesto cubre el pago de los servicios personales, dentro de los cuales el pago de personal permanente y sus respectivos complementos ha crecido de Q54.1 millones en 2014 a Q74.7 millones en 2017. Adicionalmente, un renglón que llama la atención es el correspondiente al 029 Otras remuneraciones de personal temporal, ya que esto implica que la institución ha decidido contratar un gran número de empleados bajo este renglón, los cuales no deberían desempeñar funciones de carácter permanente. El gasto en este renglón ha ascendido de Q36.2 millones en 2014 a Q42.3 millones en 2017.

Respecto al pago de servicios no personales, se observa una reducción en 2016 y 2017, por lo que de un gasto de Q18.0 millones en 2014, descendió a Q10.3 millones en 2017. Esto obedece principalmente al hecho que la institución dejó de contratar servicios jurídicos bajo el renglón de gasto 182.

Uno de los grupos de gasto que refleja un crecimiento peculiar, es el relacionado al grupo 300 Propiedad, planta, equipo e intangibles, que después de haber tenido una ejecución promedio de Q2.4 millones anuales de 2014 a 2016, en 2017 ascendió a Q17.9 millones, como consecuencia de una inversión de Q7.5 millones en adquisición de equipo de cómputo y Q9.9 millones en construcción de bienes nacionales de uso no común, de los cuales Q5.3 millones corresponden a la construcción de la sede municipal de Villa Nueva y Q4.6 millones a la construcción de la sede municipal de la Libertad en Petén.

Como se pudo observar, la mayor parte del presupuesto de egresos destinado a justicia y seguridad, se utiliza en el pago de sueldos, salarios, honorarios y sus respectivos complementos. Adicionalmente, se puede visualizar que los renglones de gasto correspondientes al pago de salarios de personal temporal y sus respectivos complementos, se incremente cada año.

Adicionalmente, otro de los renglones que muestra un crecimiento constante es el relacionado con la contratación de personal temporal (renglón 029), en el cual de Q201.9 millones en 2014, pasó a Q288.9 millones en 2017. El inconvenientes de contratar personal bajo este renglón es que las instituciones se llenan de trabajadores que no pueden asumir responsabilidad sobre sus funciones, además de que estos no pueden desempeñar funciones de carácter permanente, por lo que, de contratar personal bajo este renglón, cuyas actividades sean equivalentes a las que debería efectuar un empleado permanente, se estaría contraviniendo lo que establece la normativa vigente, por lo que la Contraloría General de Cuentas podría imponer multas administrativas a las autoridades institucionales.

Otro elemento recurrente es la reducción en el grupo de gasto correspondiente a la adquisición de insumos y suministros, específicamente en el renglón relacionado con la adquisición de combustibles, lo cual es contraproducente, especialmente en instituciones como el Ministerio de Gobernación, ya que la PNC requiere de este insumo para poner en marcha los vehículos que utiliza.

Finalmente, es oportuno hacer mención al hecho que de 2014 a 2017 se incrementó el renglón de gasto relacionado con la indemnización de personal, lo cual indica que en las instituciones se ha realizado un cambio de trabajadores bastante agresivo, ya que en total se han utilizado Q403.4 millones durante el período en referencia.

 

Presupuesto destinado a Programas Sociales

Pese a que se considere que el Estado debe cumplir con funciones limitadas, la Constitución ha otorgado otra serie de funciones al Gobierno, entre estos la prestación de salud, educación. Aunado a lo descrito, a partir de 2008 se inició una serie de programas denominados sociales, bajo la línea de un Estado Benefactor, por medio de los cuales se otorgó a un grupo de ciudadanos, remesas condicionadas, bolsas de alimentos, entre otros.

Derivado de esto, en el año 2012, con el objetivo de institucionalizar dichos programas, se crea el Ministerio de Desarrollo Social, entidad que es la encargada de llevar a cabo la entrega de la bolsa de alimentos, así como de entregar las remesas condicionadas.

Aunado a lo descrito, existen otras instituciones, las cuales forman parte de las Secretarías y Otras Dependencias del Ejecutivo, que tienen como objetivo el desarrollo o implementación de programas sociales, entre estas se encuentran el Fondo de Desarrollo Indígena, las Secretarías de Bienestar Social, para la Paz, el Consejo Nacional de la Juventud, las Secretarías de Obras Sociales de la Esposa del Presidente, Presidencial de la Mujer y de Asuntos Agrarios de la Presidencia, la Comisión Presidencial contra el Racismo y la Discriminación, la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Presidencia y la Defensoría de la Mujer Indígena.

Es oportuno manifestar que existen otras instituciones que a lo interno tienen otra serie de programas sociales, sin embargo, para efectos de este estudio se considera oportuno tomar estas entidades como las encargadas de los mismos, en virtud que el mandato legal que constituye las otras instituciones les delega otro tipo de funciones, como por ejemplo el Ministerio de Trabajo, cuya función se circunscribe a lo relativo con la normativa laboral, no obstante también es la entidad encargada de otorgar un aporte a los adultos mayores.

Tomando en cuenta lo descrito, se puede decir que las instituciones encargadas de los programas sociales han devengado anualmente, de 2014 a 2017,
Q18,555.1 millones; Q18,855.0 millones; Q19,415.1 millones; y, Q19,845.2 millones.

Si comparamos este monto, respecto al destinado a justicia y seguridad, nos podemos dar cuenta que dentro del presupuesto se otorga mayor asignación a los programas sociales, lo cual se evidencia al establecer la proporción que estos ocupan dentro del total de los gastos, ya que en promedio, de 2014 a 2017, estos gastos representaron el 29.2% del total delos egresos, porcentaje que duplica el destinado a garantizar la justicia y la seguridad de la población.

Siendo congruentes con las ideas de este Centro, podemos afirmar que estos programas son una carga para los tributarios, ya que en una sociedad de ciudadanos libres, en donde se garantice la vida, la propiedad y la libertad, los individuos serían capaces de proveer por sí mismos, servicios como la educación, salud, y no dependerían de las dádivas de un gobernante que les otorgue una remesa condicionada, o que les proporcione una bolsa de alimentos.

Sin embargo, tomando en cuenta que son gastos que ya se están realizando, el objetivo es presentar cuáles son los rubros que mayor parte del presupuesto acaparan, bajo la sombría de la prestación de estos programas “benefactores”.

Ministerio de Educación

De acuerdo con la Ley del Organismo Ejecutivo, es la entidad encargada de formular y administrar la política educativa, así como de velar por la calidad y la cobertura de la prestación de los servicios educativos públicos y privados.

Se entiende entonces que el Ministerio de Educación es el ente rector en materia educativa, por lo que, además de formular la política educativa, es la entidad encargada de garantizar la prestación del servicio de educación pública, específicamente para los niveles de preprimaria, primaria, secundaria, diversificado y extraescolar.

En este sentido, su estructura programática se encuentra conformada por 12 programas, entre los cuales se pueden dividir 4 grandes grupos. En primer lugar tenemos los programas orientados específicamente a la prestación del servicio educativo como tal, que abarca los niveles que se indicaron anteriormente, estos 5 programa representan el 83.6% del gasto del ministerio. En segundo lugar se encuentran los programas de apoyo, los cuales incluyen los gastos de planificación, reclutamiento de personal, servicios de educación física, entre otros. Este grupo de programas representa el 7.7% del gasto y de acuerdo con los registros del Sicoin, se evidencia una tendencia a la baja en su ejecución, reduciéndose de Q931.9 millones en 2014 a Q899.6 millones en 2017.

En tercer lugar tenemos el programa destinado a la alimentación escolar, el cual tiene como objetivo proveer de alimentos a los estudiantes, instalar cocinas en las escuelas, entre otros. Dicho programa representa el 5.1% del gasto del Ministerio y se ha incrementado de Q613.1 millones en 2014 a Q683.8 millones en 2017.

Finalmente tenemos otros programas, entre los cuales se contemplan los aportes que el Ministerio realiza, tanto al Comité Nacional de Alfabetización, como a otras entidades receptoras de transferencia que colaboran con la institución para extender la cobertura escolar, así como las transferencias que se realizan a las Organizaciones de Padres de Familia. Estos programas representan el 3.5% del gasto y reflejan un crecimiento, principalmente por los aportes que otorgan, por lo que el gasto en este programa ha pasado de Q365.2 millones en 2014 a Q462.8 millones en 2017.

Si centramos la atención en el gasto público a nivel de grupo de gasto, nos percatamos que el pago de sueldos y salarios acapara un alto porcentaje del presupuesto, de tal cuenta que el 84.4% de los recursos del Ministerio se destinan a este rubro.

Este es uno de los 2 grupos de gasto que muestran un crecimiento constante, lo cual implica que año tras año se ha incrementado el salario de los empleados del Ministerio, ya que la tasa de aumento de empleados se encuentra alrededor del 1.0% anual, mientras que el crecimiento del grupo de gasto se ha posicionado en 12.7% en 2015, 1.3% en 2016 y 4.6% en 2017.

De igual forma, al revisar los renglones de gasto, se puede observar que renglones como el 015 Complementos específicos al personal permanente, ha crecido de Q186.7 millones en 2014 a Q534.1 millones en 2017. Situación similar ocurre con el renglón 017 Derechos escalafonarios, el cual muestra un aumento de Q2,321.7 millones en 2014 a Q3,051.6 millones en 2017.

El segundo gran gasto que efectúa la institución es el relacionado con las transferencias, ya que estas representan el 9.8% del gasto efectuado. Las principales razones de esto obedecen al hecho que el Ministerio realiza transferencias a diversas entidades y organizaciones. En este sentido, se observa que el renglón de gasto 435 Transferencias a otras instituciones sin fines de lucro, ha pasado de reflejar un gasto de Q410.5 millones en 2014, a devengar Q854.5 millones en 2017, lo cual justifica el crecimiento que ha reflejado el grupo de gasto.

Por el contrario, los grupos de gasto relacionados con la dotación de suministros y pago de servicios no personales, han mostrado una tendencia a la baja, de tal cuenta que el Grupo 1 Servicios no personales se ha reducido de Q513.4 millones a Q296.4 millones, de 2014 a 2017.

Al respecto, llama poderosamente la atención el hecho que 2 de los renglones que se han reducido se consideran de vital importancia para el mantenimiento adecuado de las instalaciones educativas. En este sentido, el pago de servicio de agua se ha reducido de Q32.5 millones en 2014 a Q14.6 en 2017, lo cual refleja que para el Ministerio este renglón se considera prescindible.

De igual forma, si observamos el gasto destinado al mantenimiento y reparación de edificios, se puede visualizar que de gastar Q16.0 millones en 2014, se redujo a un devengado de Q8.3 millones en 2017, mostrando inclusive una reducción mayor en 2016, en donde se destinó Q1.4 millones para este rubro.

En contraparte, dentro de este mismo grupo de gasto observamos renglones que se han incrementado, tal es el caso de la impresión, encuadernación y reproducción, que si bien en 2015 y 2016 se habían ejecutado únicamente Q31.5 millones y Q8.0 millones respectivamente, en 2017 se incrementó a Q69.5 millones.

De igual forma, los derechos de bienes intangibles, que como se indicó en la definición del renglón, corresponde al pago de programas y licencias de software y páginas, este se ha incrementado de Q4.1 millones en 2014 a Q10.8 millones para 2017.

En base a estos números podemos observar que el mantenimiento de la infraestructura educativa no es prioridad para el Ministerio, ya que ha optado por destinar un gasto mayor hacia otros rubros, como los indicados.

Al revisar el comportamiento del presupuesto utilizado en el Grupo de gasto 2 Materiales y suministros, nos podemos dar cuenta que el Ministerio de Educación ha optado por reducir otros renglones de gasto que pueden considerarse prioritarios para las funciones que le han sido otorgadas a la institución.

En primer lugar iniciaremos recordando que el Ministerio cuenta con un programa específico para el combate a la desnutrición, asimismo, cuenta con una política de alimentación escolar. Sin embargo, como se puede visualizar en el gasto, la institución ha optado por reducir el renglón de gasto 211 Alimentos para personas, pasando de un gasto de Q326.2 millones en 2014 a Q72.5 millones en 2017.

Congruente con los argumentos esgrimidos, se mantiene la postura al indicar que se considera que esta no debería ser una función del Estado. Sin embargo, considerando que ya es parte del gasto público, llama poderosamente la atención que el Ministerio tenga un programa de alimentación escolar, pero que considere que el gasto en alimentos no sea necesario, reduciéndolo en 4 años en 77.8%.

Adicionalmente, se puede observar que para el Ministerio de Educación el acondicionamiento de los centros educativos no es relevante, ya que como se indicó en el análisis de los servicios no personales, se redujo el mantenimiento de las instalaciones, el pago de agua, y en el caso de los suministros, se disminuyó el gasto en útiles de limpieza y productos sanitarios, pasando de Q22.9 millones en 2014 a Q8.0 millones en 2017.

Esta situación llama poderosamente la atención por el hecho que en los medios de circulación surgen constantes noticias sobre el deplorable estado de las escuelas públicas, así como la falta del servicio de agua y las malas condiciones de salubridad de las mismas. Sin embargo, al evaluar el gasto que efectúa el Ministerio de Educación, nos podemos dar cuenta que justamente los renglones relacionados con los temas en mención, son algunos de aquellos que han sido considerados poco relevantes y candidatos a reducciones, por lo que merece el esfuerzo cuestionarnos si realmente la institución está realizando un adecuado uso de los recursos, o únicamente se concentra en mejorar las condiciones salariales de sus trabajadores, ya que como se indicó, los renglones relacionados con el pago de sueldos, salarios y honorarios, son los que reflejan un crecimiento constante a lo largo del período estudiado.

Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social

Es la institución encargada de establecer las acciones de protección, promoción, recuperación y rehabilitación de la salud física y mental. En este sentido podemos observar que el presupuesto por programas, del Ministerio, lo podemos dividir en 4 áreas.

En primer lugar tenemos los programas dirigidos a la prevención y protección de la salud, los cuales representan el 79.8% y han aumentado su gasto de Q4,076.6 millones a Q4,726.5 millones, de 2014 a 2017.

El segundo grupo de categorías programáticas representa el 16.3% y está compuesto por los programas de apoyo, formación del recurso humano y el gasto relacionado con las transferencias a entes receptores que contribuyen con el programa de extensión de cobertura del Ministerio de Salud. El gasto en estos programas ha crecido de Q706.2 millones en 2014 a Q1,027.0 millones en 2017, principalmente porque los aportes que realiza el Ministerio han crecido de Q350.5 millones a Q514.4 millones de 2014 a 2017.

Adicionalmente, el Ministerio cuenta con un programa para prevención de enfermedades vectoriales y zoonóticas, el cual se encuentra directamente relacionado con saneamiento. Dicho programa representa el 2.6% del gasto y refleja un crecimiento constante, por lo que ha pasado de devengar Q131.5 millones en 2014 a utilizar Q158.5 millones en 2017.

Finalmente, el cuarto grupo de programas corresponde a los que se encuentran orientados al desarrollo de infraestructura en salud. Estos programas representan el 1.4% del gasto total y reflejan una tendencia a la baja en inversión, por lo que de Q151.3 millones en 2014 se han reducido a Q28.1 millones en 2017.

A nivel de grupos de gasto, el 41.6% del presupuesto utilizado por el Ministerio se devenga en los servicios personales y reflejan un crecimiento constante, ya que en 2015 creció en 12.1%, en 2016 6.4% y en 2017 4.2%.

El comportamiento de este grupo de gasto ha sido motivado por el crecimiento constante en los renglones de gasto del pago de salarios de personal temporal y sus respectivos complementos.

Adicionalmente, se observar que en el caso del renglón 029 Otras remuneraciones de personal temporal, en 2017 tuvieron un crecimiento a Q213.4 millones, debido a que en 2016 habían descendido a Q100.8 millones.

En el caso de los servicios no personales, estos representan el 22.3% de los gastos totales. Dentro de estos renglones se encuentra el pago de servicios básicos para el funcionamiento de las instalaciones de salud, así como el mantenimiento y reparación de equipo médico. Sin embargo, pese a la importancia de los renglones indicados, llama poderosamente la atención el hecho que el 74.0% del gasto del grupo en referencia, corresponde a la contratación de personal, a través de servicios médico-sanitarios y otros estudios y/o servicios, lo cual implica que, además de los salarios que el Ministerio devenga en el grupo de servicios personales, utiliza en promedio más de Q900.0 millones en pago de honorarios a través de este grupo de gasto.

Con relación a la adquisición de materiales y suministros, encontramos que representa el 24.6% del gasto total y cuyo comportamiento se encontraba al alza entre 2015 y 2016, mientras que para 2017 se contrajo el gasto en 12.3%. De esta cuenta, de un gasto de Q1,698.9 millones en 2016 se redujo a Q1,490.7 millones en 2017.

A lo interno del grupo observamos que la mayor parte del gasto se encuentra dirigido a la adquisición de productos medicinales y farmacéuticos, elementos y compuestos químicos, así como útiles menores médico-quirúrgicos y de laboratorio. De esta cuenta, en promedio el 82.3% del presupuesto devengado en este grupo de gasto, se encuentra dirigido a estos rubros. Sin embargo, tal y como se indicó, en 2017 se evidencia una contracción en el gasto, el cual se justifica justamente por la reducción en estos rubros, ya que la adquisición de medicamentos se redujo de Q1,470.6 millones en 2014 a Q1,279.9 millones en 2017.

Si comparamos el comportamiento de los renglones de adquisición de medicamentos, respecto al pago de salarios, observamos que si bien en 2015 y 2016 los suministros mostraron un crecimiento superior, los salarios son constantes en la tendencia, mientras que los insumos se contrajeron en el último año.

Adicionalmente, el comportamiento de los renglones de este grupo demuestra situaciones contradictorias, tal es el caso del gasto que el Ministerio realiza en temas relacionados con adquisición de prendas de vestir, acabados textiles, hilados y telas, los cuales han crecido de
Q5.1 millones en 2014, hasta Q11.4 millones en 2017. Mientras que por el contrario, insumos prioritarios como la adquisición de alimentos, para las raciones que se otorgan en los hospitales y centros médicos, se han contraído de Q126.6 millones en 2014 a Q61.8 millones en 2017.

De igual manera, observamos que el gasto en combustible se ha reducido de Q54.7 millones a Q35.3 millones, de 2014 a 2017. Este insumo es de vital importancia, tanto para el funcionamiento de las ambulancias y vehículos que transportan el medicamento hacia las diferentes áreas de salud, como para garantizar el adecuado funcionamiento de las calderas y plantas alternas, en los hospitales nacionales.

De esta cuenta, se considera que estos renglones son prioritarios para la prestación de los servicios de salud, respecto al pago de prenda de vestir, o adquisición de papel de escritorio, entre otros.

Otra situación que es sumamente llamativa, es el hecho que, pese a que el Ministerio reduce gastos en alimentos y combustible, incrementa las transferencias que realiza a otras instituciones, de tal cuenta que de un gasto de Q347.2 millones, se ha incrementado a Q493.1 millones en el período de 2014 a 2017.

Esto resulta contraproducente, ya que pareciese que el Ministerio sacrifica el funcionamiento de las instalaciones, con el objetivo de trasladar recursos hacia otras instituciones.

Secretarías y Otras Dependencias del Ejecutivo

Tal y como se indicó anteriormente, existen otras dependencias que forman parte de las Secretarías, sin embargo, sus funciones no pueden enmarcarse dentro de la prestación de programas sociales. Es por esto que para el presente análisis se contemplan únicamente las que se indicaron inicialmente.

Con el objetivo de comprender de mejor forma por qué se incluyó a estas dependencias, se iniciará indicando cuál es el objetivo, o razón de ser, de cada una de ellas:

Fodigua: es la entidad encargada de promover y generar procesos, que aporten al desarrollo de los pueblos mayas, garífunas y xincas.

SBS: es la institución que tiene a su cargo la formulación, coordinación y ejecución de las políticas públicas de protección integral de la niñez y adolescencia.

Sepaz: entidad encargada de velar por el cumplimiento de los planes, programas y proyectos, derivados de los Acuerdos de Paz.

Conjuve: es la institución que promueve el desarrollo de la juventud, a través de programas y acciones permanentes.

Sosep: su objetivo es contribuir en el desarrollo integral de las familias, implementando acciones de salud, educación, promoción del desarrollo económico y seguridad alimentaria.

Seprem: es la entidad que asesora y coordina políticas públicas, para promover desarrollo integral de las mujeres.

SAA: institución encargada de coordinar actividades, para dar cumplimiento a compromisos en tema agrario.

Codisra: entidad rectora en la erradicación de la discriminación y racismo contra los pueblos indígenas.

Sesan: entidad responsable de la coordinación de las intervenciones en seguridad alimentaria.

Demi: institución encargada de velar por la defensa de los derechos de las mujeres indígenas.

De acuerdo con lo descrito, podemos iniciar indicando que estas instituciones han devengado en total, de 2014 a 2017, Q2,189.3 millones, a razón de Q601.3 millones en 2014; Q548.3 millones en2015; Q491.2 millones en 2015; y, Q548.5 millones en2017.

Al respecto, es oportuno indicar que, tal y como se puede apreciar en las descripciones, existen entidades que realizan funciones muy similares entre sí. Por ejemplo Fodigua, Codisra y Demi, que son instituciones que buscan promover y fomentar el desarrollo de los pueblos indígenas y que velan por los derechos de estos.

De igual forma, si analizamos la SBS y Conjuve, vemos que son instituciones que se encuentran orientadas a la protección de los derechos de los niños y adolescentes; y, expandiendo el análisis a otras entidades, recordamos que la PGN también realiza funciones de esta índole, por lo que vemos que a nivel de la Administración Central, por lo menos 3 instituciones tienen injerencia sobre una misma temática.

Adentrándonos específicamente en la forma en que utilizan los recursos estas instituciones, observamos que las Secretarías en referencia utilizan el 55.2% de su presupuesto para pago de sueldos y salarios, que si volvemos al tema de la duplicidad de funciones, podremos observar que son recursos que perfectamente podrían reducirse, ya que, por ejemplo, no se requeriría 3 diferentes secretarios, lo cual permitiría ahorrar el salario de 2 de ellos.

En segundo lugar, los gastos que más realizan estas instituciones corresponden a las transferencias corrientes, las cuales representan el 17.4% de los gastos totales. Esto se deriva del constante crecimiento en la utilización del renglón de gasto 419 Otras transferencias a personas individuales, el cual de Q100.0 millones en 2014 se incrementó a Q124.7 millones en 2017.

De acuerdo con la revisión del gasto de las Secretarías, perfectamente se puede indicar que son recursos que deberían ser recortados del presupuesto públicos y no porque las temáticas sean irrelevantes, sino todo lo contrario, sino porque son instituciones cuyas funciones ya se encuentran integradas dentro de otras entidades, por ejemplo seguridad alimentaria, la realiza tanto el Ministerio de Educación, como el Ministerio de Salud Pública, además de los programas del Ministerio de Desarrollo Social.

De igual forma podemos observar que el respeto a los derechos de niños, adolescentes, mujeres, pueblos indígenas, etc., son funciones que deben cumplir las entidades que brindan justicia y seguridad, razón por la cual no se considera necesario que se encuentre funcionando estas secretarías.

Ministerio de Desarrollo Social

De acuerdo con el fundamento legal que dio vida a este Ministerio, se establece que dentro de sus competencias se encuentra el diseño, regulación y ejecución de políticas, programas y proyectos, destinados a atender a ciudadanos declarados en pobreza y pobreza extrema.

En función de lo descrito, se puede observar cómo la estructura programática de esta institución está conformada por 7 programas, de los cuales la mayor parte del gasto se destina a las transferencias monetarias condicionadas, cuyo crecimiento ha pasado de Q175.3 millones a Q298.3 millones en 2017.

Bajo este contexto, se comprende que a nivel de grupos de gasto, el relacionado con las transferencias corrientes representa el 51.5% del presupuesto total, lo cual es producto de un incremento considerable en el renglón 419 Otras transferencias a personas individuales, el cual en 2014 ascendía a Q0.8 millones y en 2017 llegó a Q233.3 millones.

Por aparte, se tienen los gastos relacionados con el pago de sueldos y salarios, los cuales representan el 25.5% de los egresos de la institución. Al respecto se puede observar cómo estos gastos reflejaban una tendencia a la baja de 2014 a 2016, ya que de un presupuesto devengado de Q273.3 millones descendió a Q142.5 millones, sin embargo, en 2017 tuvieron un repunto, por lo que el gasto ascendió a Q178.6 millones.

Este comportamiento obedece principalmente a reducciones en la cantidad de personal bajo los renglones de personal permanente y personal temporal, así como sus respectivos complementos. De igual forma, se ha reducido el personal bajo el renglón de gasto 021 Personal supernumerario, ya que en 2014 el gasto correspondiente era de Q95.1 millones, mientras que en 2017 fue de Q54.5 millones.

Con relación a la adquisición de insumos y suministros, estos representan el 9.5% de los gastos y muestran una clara tendencia hacia la baja en su utilización, al punto que de un gasto de Q275.4 millones en 2014, se registró un gasto de Q11.8 millones en 2017.

Al respecto es de llamar la atención el hecho que uno de los programas sociales que más énfasis tuvo en su momento, fue la entrega de bolsas con alimentos, sin embargo, al observar el renglón de gasto 211 Alimentos para personas, se refleja que dicho renglón se ha recortado de una ejecución de Q245.5 millones a Q5.0 millones, de 2014 a 2017.

Finalmente es oportuno reflexionar sobre la existencia de este Ministerio, ya que como se indicó, su principal función es el traslado de aportes, correspondientes a las remesas condicionadas que realizan. Inclusive, en el caso del programa de bolsa de alimentos, se evidenció que ha sufrido un considerable recorte en su ejecución, de tal cuenta, valdría la pena replantear la necesidad de contar con esta institución, o bien trasladar estos recursos para fortalecer la prestación de seguridad y justicia.

En función de lo descrito, se puede observar que el principal gasto de las entidades encargadas de los programas sociales es el pago de suelos y salarios, razón por la cual representa el 68.1% del presupuesto devengado.

Asimismo, se pudo corroborar que es el único grupo de gasto que refleja un crecimiento constante, pasando de Q11,769.9 millones en 2014, a devengar Q13,975.6 millones en 2017.

Adicional a estos gastos, el 11.8% del presupuesto destinado a programas sociales se utiliza en trasferencias corrientes, lo cual implicaría que las instituciones en referencia funcionan principalmente para pago de salarios y trasladar recursos hacia otras instituciones, o bien a personas individuales, a través de remesas condicionadas.

En contraparte, podemos observar que el abastecimiento de insumos para el funcionamiento de los servicios representa únicamente el 9.9% y tal y como se demostró, en algunos casos son los renglones de gasto que las instituciones consideran prescindibles.

Finalmente, cabe resaltar que, pese a que las instituciones como el Ministerio de Educación, Ministerio de Salud y Ministerio de Desarrollo, incluyen dentro de su presupuesto, asignaciones dirigidas a crear infraestructura, estos gastos representan únicamente el 1.3% del presupuesto devengado.

 

 

Infraestructura

De acuerdo con la Ley del Organismo Ejecutivo, al Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda le compete la construcción, rehabilitación, mantenimiento y supervisión de las obras de infraestructura.

De tal cuenta, se entendería que al hablar de gasto público destinado a infraestructura y específicamente a infraestructura vial, nos estaríamos refiriendo a la proporción del presupuesto del Ministerio de Comunicaciones, destinado a este objetivo.

En este sentido, empezaremos indicando que el presupuesto del Ministerio de Comunicaciones se ha visto recortado en los últimos años, por lo que de un presupuesto devengado de Q5,234.9 millones en 2014, se redujo a Q2,885.5 millones en 2017, monto que ya refleja un crecimiento ya que el punto más bajo se reflejó en 2016 cuando el monto total de ejecución fue de Q2,199.5 millones.

En comparación con el total del presupuesto de la Administración Central, podemos decir que los recursos destinados a infraestructura representan aproximadamente 5.4%. Sin embargo es necesario tomar en cuenta que no todo el gasto del Ministerio de Comunicaciones se encuentra orientado a la construcción de infraestructura vial.

Bajo este contexto, es oportuno indicar que a lo interno del Ministerio se encuentra subdivido en diferentes Unidades Ejecutoras, las cuales se puede clasificar en infraestructura vial, vivienda y otros gastos, entre los que se encuentra aeronáutica civil, la superintendencia de telecomunicaciones, entre otras.

De esta cuenta, para poder obtener el dato real del gasto destinado a infraestructura vial, podemos indicar que este representa ha oscilado entre Q4,281.1 millones y Q2,313.4 millones, equivalente al 4.4% del total del presupuesto devengado.

Con relación al presupuesto del Ministerio de Comunicaciones, el gasto en infraestructura vial representa el 81.2%, mientras que el gasto destinado a construcción de vivienda popular representa el 6.4%.

Si analizamos a nivel de grupo de gasto, se puede observar que del total de recursos utilizados en infraestructura vial, el 55.7% corresponde a los rubros de propiedad, planta, equipo e intangibles, específicamente al renglón 331 Construcción de bienes nacionales de uso común.

Otros rubros que reflejan un gasto considerable, corresponden a los servicios no personales, los cuales representan el 33.8% del gasto en infraestructura vial. Estos gastos reflejan una tendencia a la baja, ya que en 2014 se devengaron
Q1,063.7 millones, mientras que en 2017 fueron Q672.0 millones.

Al respecto es oportuno indicar que dicho comportamiento se justifica por la reducción en el gasto de renglones como el 173 Mantenimiento y reparación de bienes nacionales de uso común, el cual en 2014 refleja un devengado de Q784.3 millones, mientras que en 2017 fue de Q508.0 millones. De igual forma, los gastos en el renglón 188 Servicios de ingeniería, arquitectura y supervisión de obras, descendió de Q245.0 millones a Q115.4 millones, de 2014 a 2017.

Como se puede observar, tanto las supervisiones, como el mantenimiento, son renglones que han sido sacrificados en el gasto de la institución, lo cual en determinado momento es contraproducente en el estado de la infraestructura vial del país.

Aunado a lo descrito, es oportuno indicar que a lo interno del grupo de gasto se observa un comportamiento un tanto contradictorio en el hecho que, pese a contar con reducción en la construcción de obra, así como en el mantenimiento y supervisiones, el gasto en estudios de factibilidad se ha incrementado cada año, por lo que de 2014 a 2017 se incrementó de Q1.6 millones a Q14.7 millones.

En términos generales es oportuno indicar que el presupuesto a nivel de estructuras programáticas demuestra justamente que la mayor parte del presupuesto institucional se concentra en el programa de Desarrollo de la infraestructura vial.

Finalmente, cabe resaltar que la institución aún muestra vigencia en el programa destinado a la atención de los daños causados por la Tormenta Agatha y la erupción del volcán Pacaya, fenómenos que ocurrieron en el año 2010.

Otros Gastos

Adicional a lo descrito, dentro del presupuesto de egresos de la Administración Central se encuentra contemplado el gasto destinado a las funciones que cumplen otras instituciones. En este sentido, podemos dividir en 3 sectores este tipo de instituciones.

En primer lugar, tenemos el presupuesto de la entidad Obligaciones del Estado a Cargo del Tesoro, que es la institución por medio de la cual el Organismo Ejecutivo traslada los aportes que las Constitución establece, así como otras transferencias que establecen las leyes ordinarias.

Los gastos en éste rubro representan el 28.7% del total de los gastos del Presupuesto General de Egresos del Estado, lo cual demuestra que más de la mitad del presupuesto tiene como destino ser transferido hacia otras entidades o instituciones. De forma más específica, se puede decir que el 72.9% de los aportes y transferencias que realiza Obligaciones del Estado se centran en 4 ejes fundamentales, lo cual en términos generales demuestra que estos aportes tienen mayor representación dentro del presupuesto de egresos, ya que por sí mismos equivalen al 20.9% de los gastos anuales.

En este orden de ideas, podemos decir que en primer lugar tenemos el aporte que se realiza a las Municipalidades del país, el cual ha crecido de forma constante cada año, en virtud que el mismo responde a un porcentaje de los impuestos que se recaudan. De esta cuenta, de un aporte de Q6,146.2 millones en 2014, ascendió a Q6,811.5 millones en 2017.

En segundo lugar tenemos los gastos por concepto de Clases Pasivas Civiles del Estado, las cuales también han reflejado un crecimiento constante, principalmente por el hecho que el Congreso de la República ha emitido decretos por medio de los cuales ha incrementado el aporte que se realiza a un grupo de personas. En este sentido se puede observar como en 2014 el presupuesto utilizado fue de Q3,606.8 millones, mientras que en 2017 se posicionó en Q4,686.5 millones.

En tercer lugar se observa el aporte que se realiza a la Universidad de San Carlos, el cual también muestra un crecimiento constante, principalmente por el hecho que el aporte constitucional se encuentra vinculado directamente con un porcentaje de la recaudación tributaria. Asimismo, es oportuno indicar que durante el período de estudio se pudo evidenciar que el Organismo Ejecutivo trasladó aportes extraordinarios a dicha casa de estudios. Bajo este contexto, el aporte ha crecido de Q1,387.5 millones en 2014 a Q1,800.9 millones en 2017.

Finalmente, el aporte que se realiza a los Consejos Departamentales de Desarrollo muestra que si bien ha crecido, en determinado momento es irregular su comportamiento, principalmente porque la Ley Orgánica del Presupuesto establece que se trasladará recursos a estos, en función de los avances físicos y financieros que presenten. De tal cuenta, en el caso de una baja en el aporte evidencia que durante ese ejercicio fiscal no reflejaron dichos avances, no obstante, el monto ha crecido de Q1,794.9 millones en 2014 a Q1,834.8 millones en 2017.

Otro de los rubros representativos del gasto público corresponde al pago de servicios de la deuda pública, los cuales representan el 15.8% del total de egresos del Estado. Dichos gastos muestran una tendencia creciente anual, lo cual es reflejo de un incremento en el endeudamiento público, razón por la cual el pago de este rubro ha crecido de Q8,927.2 millones en 2014, para posicionarse en Q11,945.9 millones en 2017.

Finalmente, se puede observar que el gasto que se traslada al resto de entidades de la Administración Central, entre los cuales se encuentra la Presidencia de la República, el Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Finanzas Públicas, Ministerio de Cultura de Deportes, entre otros, representan el 6.4% del total del gasto.

Al respecto es oportuno manifestar que tanto los aportes que se realizan a través de Obligaciones del Estado, como el pago de Servicios de la Deuda Pública, muestran un gasto mayor al que se destina para proveer de justicia y seguridad a los individuos.

 

En este sentido, podemos manifestar que, en función de los gastos que se consignan en el Presupuesto de Egresos, la justicia y la seguridad no son prioritarios en las agendas del gobierno, ya que se utiliza mayor cantidad de recursos en el aporte que se realiza a 4 entes receptores (Municipalidades, Clases Pasivas, USAC y Consejos de Desarrollo), que el presupuesto que se traslada a las instituciones encargadas de garantizar la vida, propiedad y libertad de los guatemaltecos.

 

Conclusiones

Dentro del presupuesto de egresos del Estado se visualiza que el gasto orientado a justicia y seguridad no es prioritario, en virtud que aportes a otras entidades del sector público y el pago de deuda pública, devengan más presupuesto anual, que el destinado para cumplir con estas funciones.
El presupuesto público destina mayor parte del presupuesto al pago de sueldos y salarios, reflejando un crecimiento constante, lo cual es evidencia de incrementos salariales y aumento en la cantidad de personal en cada una de las instituciones.

Los renglones de insumos y suministros prioritarios reflejan una tendencia a la baja, lo cual demuestra que en algunas instituciones se consideran prescindibles, pese a la importancia de estos en la prestación de los servicios.

Existen entidades, como las secretarías que se analizaron, que realizan funciones que ya están efectuando otras entidades del sector público, de tal cuenta que el gasto público se duplica, principalmente en el pago de salarios, lo cual hace ineficiente el uso de los recursos.

 

Recomendaciones

Derivado que es imperante que el Gobierno garantice la vida, la propiedad y la libertad de las personas, es necesario que dentro del presupuesto de egresos se destinen mayores recursos para garantizar la justicia y seguridad de los ciudadanos.

 

En virtud que existen instituciones que realizan funciones que ya ejecutan otras entidades del sector público, es necesario suprimirlas con el objetivo de reducir gastos innecesarios, o bien trasladarlos hacia las instituciones encargadas de velar por la justicia y seguridad.

 

Referencias

Constitución Política de la República.

Ley Anual del Presupuesto General de Ingresos y Egresos del Estado (2013 vigente para 2014-2015-2016-2017).

Ley del Organismo Ejecutivo

Ley Orgánica del Presupuesto

Proyectos de Presupuesto (2014-2015-2016-2017).

Sistema de Contabilidad Integrada (Sicoin).

Sistema de Contabilidad Integrada Descentralizadas (Sicoindes).

Solicitudes de información pública.

Centro de Estudios Económicos y Sociales

(+502) 2338-7828/(+502) 2332-2420

cees@cees.org.gt

Universidad Francisco Marroquín Calle Manuel F. Ayau (6 Calle final), zona 10 Edificio de la Biblioteca Ludwig Von Mises, Primer Nivel Guatemala, Guatemala 01010Ubicación en Google

Contáctanos